Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Control de drogas sintéticas

La Comisión Europea ha aprobado una comunicación sobre el control de nuevas drogas sintéticas que tiene por objeto responder a los rápidos avances en la producción y distribución de nuevas drogas.

A diferencia de las drogas elaboradas con plantas que en su mayor parte llegan ...
La Comisión Europea ha aprobado una comunicación sobre el control de nuevas drogas sintéticas que tiene por objeto responder a los rápidos avances en la producción y distribución de nuevas drogas.

A diferencia de las drogas elaboradas con plantas que en su mayor parte llegan a la UE importadas de terceros países, las drogas sintéticas se confeccionan con sustancias químicas comúnmente disponibles en la UE. Dada la sencillez de los procedimientos de elaboración, estas drogas se pueden hacer prácticamente en cualquier lugar. Por otra parte, es posible cambiar los ingredientes para responder a las adiciones a la lista de substancias que prohíbe el Convenio de las Naciones Unidas sobre Substancias Psicotrópicas.

De acuerdo con la Comisión, la UE debe mejorar las medidas para combatir este problema con el fin de mantenerse a la altura de los productores y traficantes de las drogas sintéticas. La comunicación propone cuatro líneas de acción principales:

- Una mayor vigilancia del comercio en precursores, los ingredientes básicos de estas drogas, en particular reforzando la legislación actual que rige la fabricación y comercialización de substancias químicas delicadas;
- Creación de un sistema de pronta alarma para nuevas drogas sintéticas que aparezcan en el mercado de los Estados de la UE;
- Establecimiento de un comité técnico para evaluar los riesgos relacionados con nuevas drogas que se notifiquen;
- Los Estados Miembros deben estudiar medios rápidos y flexibles para prohibir las nuevas drogas.

La Comisión reconoce que la cooperación con los países de Europa central y oriental y con los Estados bálticos es indispensable para vigilar los precursores, controlar la producción y combatir el tráfico. Además, la comunicación sugiere que la UE debata el problema con otros interlocutores tales como los EE.UU., Japón y Canadá, con el fin de promover una iniciativa común en la sesión especial de las Naciones Unidas sobre drogas de 1998.

Fuente: Comisión Europea, Servicio del Portavoz
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba