Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Una red europea finaliza la secuencia genómica de una importante bacteria

Una red de investigación europea, que recibe apoyo de la UE dentro del programa específico de IDT en el campo de la biotecnología (BIOTECH), ha anunciado que ha finalizado la determinación de los 4,2 millones de bases del genoma de una bacteria de gran importancia industrial: ...
Una red de investigación europea, que recibe apoyo de la UE dentro del programa específico de IDT en el campo de la biotecnología (BIOTECH), ha anunciado que ha finalizado la determinación de los 4,2 millones de bases del genoma de una bacteria de gran importancia industrial: "Bacillus subtilis". El anuncio, hecho durante la IX Conferencia Internacional sobre Bacilos (Lucerna, 15-19 de julio de 1997), señala un significativo avance en nuestra comprensión del mundo viviente.

El "Bacillus subtilis" y sus parientes cercanos son una fuente importante de enzimas industriales (amilasas y proteasas, entre otras) y gran parte del interés comercial que despiertan se debe a su capacidad de segregar estas enzimas en altas concentraciones. Por consiguiente, se trata de un organismo elegido para el estudio de la secreción de proteínas, así como para la producción de proteínas comercialmente valiosas.

Este es un proyecto de gran importancia en la medicina. Si bien B. subtilis es un microbio inocuo, es también un modelo muy eficaz para el estudio de enfermedades provocadas por sus parientes: B anthracis (causa del ántrax) y B. cereus (causa del botulismo). Además, el conocimiento de esta secuencia va a permitir identificar objetivos potenciales para la elaboración de nuevos antibióticos activos para combatir enfermedades emergentes. Ya se han descubierto en este genoma varios genes implicados en la producción de proteínas con propiedades antibióticas y es probable que se convierta en una fuente para la producción de nuevos antibióticos a partir de genes manipulados.

En paralelo con un nuevo programa, también financiado por la Comisión Europea, se van a tratar de definir las funciones de los 4.000 genes de esta bacteria. Si bien el análisis completo de esta enorme cantidad de información va a llevar varios años, un análisis preliminar ya ha puesto de manifiesto algunas características interesantes y se ha identificado una serie de productos genéticos de potencial importancia comercial.

A fin de facilitar el contacto entre los participantes del proyecto y las empresas de biotecnología europeas, así como de explotar las aplicaciones comerciales en potencia de los genes descubiertos, se ha formado una plataforma industrial en la que participan las siguientes compañías: Gist Brocades (Países Bajos), Glaxo-Wellcome (Reino Unido), Novo Nordisk (Dinamarca), Frimond (Bélgica), Hoechst Marion Roussel (Francia, Alemania), SmithKline Beecham (Reino Unido), Dupont de Nemours (Francia, EE.UU.), Genencor (Finlandia, EE.UU.) y Hoffmann-La Roche AG (Suiza).

Este proyecto, financiado por la Comisión Europea, se inició en septiembre de 1990, cuando una red de cinco laboratorios europeos comenzó los trabajos en una escala piloto a fin de verificar la viabilidad del proyecto. Este fue gradualmente creciendo hasta convertirse en un consorcio de 28 laboratorios distribuidos en seis países, coordinados por el Institut Pasteur en París (Francia).

La importancia internacional de la labor de investigación realizada se refleja en la participación de un consorcio de siete laboratorios japoneses, coordinados por el Instituto Nara de Ciencias Biológicas (Japón), que se adhirió al proyecto en 1991. También se recibieron contribuciones de un laboratorio coreano y de dos estadounidenses.

Comentando acerca de este gran avance, Edith Cresson, Comisaria a cargo de investigación, innovación, educación, formación y juventud, destacó que "refleja el gran adelanto de la labor de investigación financiada por los programas de biotecnología de la UE que, en los últimos años, han estado a la vanguardia de la ciencia y la tecnología, logrando varias primicias mundiales, entre ellas la consecución de la secuencia del genoma de la levadura en 1996".


Fuente: Comisión Europea

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba