Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

La Comisión propone utilizar las reservas de la CECA para continuar la investigación en los sectores del carbón y del acero

La Comisión Europea adoptó una comunicación el 8 de octubre de 1997 en la cual traza sus planes relativos al uso de ingresos provenientes de las reservas de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) para financiar la investigación en los sectores del carbón y del acer...
La Comisión Europea adoptó una comunicación el 8 de octubre de 1997 en la cual traza sus planes relativos al uso de ingresos provenientes de las reservas de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) para financiar la investigación en los sectores del carbón y del acero tras la expiración, en julio de 2002, del Tratado CECA.

El Tratado CECA (Tratado de París), de una vigencia de 50 años, concluido a principios de la década de 1950, expirará el 23 de julio de 2002. Si bien la mayoría de las actividades de la CECA será incorporada en el Tratado de la Comunidad Europea, es preciso resolver la cuestión relacionada con la propiedad de los bienes de la CECA. El Consejo Europeo de Amsterdam de junio de 1997 no aceptó la idea de devolver los bienes a los Estados Miembros. En su lugar pidió a la Comisión que hiciera propuestas adecuadas para garantizar que los ingresos procedentes de las reservas se utilizaran para crear un fondo de investigación para sectores relacionados con las industrias del carbón y del acero después de 2002.

La Comisión calcula que estos ingresos podrían sumar anualmente unos 40 millones de ecus, e insta a los Estados Miembros a transferir estos bienes a la Comunidad Europea. Los ingresos podrían entonces depositarse en un fondo autónomo para asegurarse de que todos los ingresos generados se utilicen para tareas de investigación relacionada con el carbón y el acero.

En cuanto al sector del carbón, la Comisión propone que se dé apoyo a los sectores en expansión relacionados con el carbón en aquellos casos en que el progreso tecnológico pueda crear puestos de trabajo. El ámbito de la investigación se ampliaría, para que además de la antracita abarcase otros combustibles sólidos afines, primordialmente el lignito y la biomasa. El campo de acción se extendería también a dos sectores importantes en el cual participan muchas pequeñas y medianas empresas (PYME): tecnologías de combustión y conversión del carbón y tecnologías de explotación minera en términos generales.

Además de la producción y empleo de acero, actividades en las que figuran activamente PYME (por ejemplo en la primera transformación, en la actualidad no cubierta por la investigación de la CECA), se incluirían también la extracción y preparación de chatarra y programas y medidas de innovación de fines específicos para explotar los resultados de las investigaciones. Los proyectos piloto y de demostración continuarán

En la investigación que se realice a partir del 2002 seguirá prestándose atención a la higiene, salud y seguridad en el trabajo y a las cuestiones ambientales de acuerdo con las condiciones que actualmente rigen para la investigación sobre el carbón y el acero.


Fuente: Comisión Europea, Servicio del Portavoz

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba