Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Informe anual sobre los fondos estructurales (1996): concentración en la IDT

La Comisión Europea ha adoptado el octavo informe anual sobre los fondos estructurales (1996). En este informe se señala como, hacia la mitad del período de programación 1994-1999, la mitad de los subsidios comunitarios destinados a medidas propuestas por Estados miembros ya h...
La Comisión Europea ha adoptado el octavo informe anual sobre los fondos estructurales (1996). En este informe se señala como, hacia la mitad del período de programación 1994-1999, la mitad de los subsidios comunitarios destinados a medidas propuestas por Estados miembros ya han sido asignados, habiéndose desembolsado un tercio de los mismos. En la actualidad se están poniendo en práctica más de 500 programas.

La política estructural de la Unión se implementa mediante una serie de objetivos fundamentales claramente definidos:

- el ajuste económico de las regiones atrasadas (Objetivo 1);
- la reconversión económica de las áreas industriales en declive (Objetivo 2);
- la lucha contra el desempleo de larga duración y la inserción profesional de los jóvenes (Objetivo 3);
- la adaptación de los trabajadores a los cambios industriales (Objetivo 4);
- la adaptación de las estructuras agrarias y de la pesca y la diversificación económica de las zonas rurales frágiles (Objetivos 5(a) y (b));
- el desarrollo de las zonas con una densidad de población muy baja (Objetivo 6).

En 1996 se emplearon un total de 20.500 millones de ecus para la consecución de estos objetivos, de los que un 72% se destinó al Objetivo 1. Al término de la primera fase del Objetivo 2 (1994-1996) se llevó a cabo una evaluación que tuvo como consecuencia la reorientación de los programas para el período 1997-1999 con el fin de prestar una mayor atención a temas cruciales como, por ejemplo, la creación de puestos de trabajo y la competitividad de las áreas en cuestión.

Por lo que respecta a los Objetivos 3 y 4, se han obtenido progresos significativos. Las actividades realizadas se concentraron en diferentes ámbitos: medidas para los grupos más desfavorecidos, la adaptación del concepto de "sendas de inserción" a proyectos específicos y la promoción de la formación permanente de los trabajadores.

Por lo que se refiere a la diversificación económica de las áreas rurales, la situación resulta menos satisfactoria. Algunos Estados miembros muestran cierto retraso y los proyectos avanzan con dificultad. Es necesario obtener una mayor información y publicidad para los beneficiarios potenciales.
Durante 1996, la Comisión distribuyó entre las iniciativas comunitarias una reserva financiera de aproximadamente 1.700 millones de ecus. Dicha cantidad fue fijada cuando se llevó a cabo la asignación inicial para estas iniciativas correspondiente al período 1994-99. Las prioridades de esta asignación fueron la lucha contra el desempleo y contra la exclusión social, la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, el medio ambiente, la sociedad de la información y la dimensión territorial de las políticas estructurales.

Tras el énfasis en el medio ambiente que caracterizó al informe de 1995, el informe de 1996 se concentró en la investigación y el desarrollo tecnológico (IDT). Las disparidades en este área constituyen un obstáculo estructural importante para las regiones y Estados miembros menos avanzados, además de impedir el desarrollo pleno del potencial tecnológico europeo en un momento en el que la expansión de las nuevas tecnologías está creando nuevas necesidades. Ello explica la importancia que se da, en los programas cofinanciados por los fondos estructurales, a las medidas innovadoras (y, dentro de las mismas, a las inversiones no materiales realizadas por empresas, sobre todo cuando se trata de pequeñas empresas), al equilibrio entre la oferta y la demanda de tecnología (especialmente a escala regional), a las transferencias de tecnología que sirven para ampliar las actividades de investigación y, cada vez más, a la implementación de la sociedad de la información. En el informe se incluyen un gran número de ejemplos de dichos casos. En términos cuantitativos, si se compara el período actual de programación con el anterior, la dotación de los fondos estructurales a la IDT ha aumentado de 3.500 millones de ecus a 7.500 millones de ecus, representando en la actualidad alrededor del 7% de la financiación total.

La Comisión, en su calidad de socio de los Estados miembros, continúa realizando un seguimiento minucioso de estas ayudas. Las evaluaciones provisionales, especialmente las relativas a los programas del Objetivo 1, están contribuyendo a la revisión de los programas en su punto intermedio. Además del seguimiento mencionado anteriormente, se están desarrollando directrices que prestan especial atención a la creación de puestos de trabajo. En 1996 la Comisión decidió apoyar la implementación de pactos territoriales para el empleo con el fin de que todos los que participan en un área específica colaboren en proyectos innovadores para la creación de puestos de trabajo.


Fuente: Comisión Europea, Servicio del Portavoz

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba