Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Una tecnología de lanzador de satélites revolucionaria para abaratar el acceso al espacio

Los satélites pequeños conforman un mercado al alza. Cientos de microsatélites están en fase de diseño, por lo que resulta enormemente importante dar con una forma rentable de lanzarlos con un vehículo específico.

Espacio

La explotación de los activos espaciales para labores de Observación de la Tierra, telecomunicaciones e internet de los objetos es cada vez más común, en parte debido a los logros obtenidos en cuanto a miniaturización de satélites y tecnología electrónica. Estos hitos permiten que el espacio esté al alcance de la mano de muchas empresas privadas y no sea exclusivo de unas pocas administraciones con programas espaciales bien dotados. Los microlanzadores, una alternativa para el lanzamiento de satélites pequeños Hasta ahora los microsatélites completaban la carga útil de los grandes lanzadores, pero los largos periodos de espera y los costes asociados a este tipo de lanzamientos suponen un problema. Algunas empresas ofrecen servicios de transporte compartido capaces de enviar varios satélites pequeños al espacio a la vez para reducir los costes de lanzamiento. Los microlanzadores son una alternativa a los cohetes tradicionales y no son extraños para los operadores de satélites. A pesar del progreso logrado en este campo, el desarrollo de micolanzadores sólidos y rentables no ha tenido éxito, sobre todo debido a los costes de lanzamiento relativamente más altos por kilo de carga útil y a una tecnología aún no madura. Conocedor de estos retos, el proyecto financiado con fondos europeos Pangea Aerospace sentó las bases para el desarrollo de vehículos de lanzamiento pequeños, fiables y asequibles capaces de poner en órbita baja terrestre hasta 150 kg de carga. «Nuestra principal misión fue desarrollar tecnologías nuevas para la próxima generación de microlanzadores que reduzcan el coste de alcanzar el espacio», indica Luis Bellafont, director económico de la empresa incipiente de Barcelona Pangea Aerospace. Una nueva vida para los motores Aerospike ¿En qué aspectos son superiores las tecnologías aeroespaciales de Pangea a las ya disponibles en el sector? A pesar de contar con varias ventajas sobre las toberas de campana tradicionales, las toberas de Aerospike no se han empleado nunca, debido en gran parte a dificultades técnicas y los altos costes de fabricación. Esta situación está cambiando gracias al método de diseño de motores de Pangea Aerospace basado en tecnología de fabricación por adición. El motor Aerospike puede adaptarse a la presión ambiental durante el ascenso y aumenta la eficacia en un 15 % en comparación con los motores equipados con toberas de campana. Otro aspecto que aumenta el atractivo del motor es el uso de componentes impresos en 3D a partir de aleaciones de cobre. «La fabricación por adición permite producir este tipo de motor. Además, precisamos de muchas menos piezas y fases del proceso, lo cual reduce a su vez los costes de producción y el error humano en la fabricación», aclara Bellafont. Durante el diseño del cohete se tuvo muy en cuenta la reducción del impacto medioambiental de los lanzamientos. El motor de este microlanzador compacto, de poca masa y bajas emisiones de carbono se alimenta con metano y oxígeno líquidos. Este propergol tiene una llama limpia en comparación con otros combustibles muy tóxicos e hipergólicos. Cohetes reutilizables, el catalizador del acceso a bajo coste al espacio Pangea Aerospace plantea una revolución en el proceso de diseño de cohetes tal y como se ha realizado hasta ahora para incluir la reutilización de la primera etapa del cohete desde el principio. «La recuperación de la primera etapa, cuando la mayoría se diseña para que tenga un único uso, ahorra costes de fabricación de nuevos motores y reduce la necesidad de consumir recursos enormemente. El diseño del motor supone más de la mitad de los costes totales de producción del cohete» afirma Bellafont. La patente del nuevo sistema de recuperación y aterrizaje para la primera etapa aún está pendiente de aprobación. «Ahora que el acceso al espacio se está democratizando y varias empresas privadas están llegando a este sector, es fundamental desarrollar tecnologías que sean lo más viables económicamente posible. Varios son los que han llegado a este sector de los microlanzadores antes de Pangea Aerospace, pero nuestras propuestas innovadoras para lograr tecnologías de microlanzador rentables nos ofrecen una ventaja competitiva», concluye Bellafont.

Palabras clave

Pangea Aerospace, microlanzador, cohete, satélites pequeños, primera etapa, órbita terrestre baja, fabricación por adición, reutilización

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación