Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Técnicas novedosas de evaluación y mitigación destinadas a aminorar el ruido generado por los buques

Una investigación reciente destaca la necesidad de reducir la contaminación acústica subacuática para prevenir daños a la vida marina. La reducción del ruido subacuático lo aborda la Unión Europea en la Directiva Marco sobre la Estrategia Marina (DMEM), adoptada el año 2008. El ruido producido por el tráfico marítimo es una causa significativa del ruido subacuático y lo aborda la iniciativa europea «Aquo».
Técnicas novedosas de evaluación y mitigación destinadas a aminorar el ruido generado por los buques
Mediante el proyecto AQUO (Achieve quieter oceans by shipping noise footprint reduction), financiado por la UE, se confrontó el problema del ruido subacuático. Su objetivo general era elaborar pautas dirigidas a legisladores, astilleros y armadores que permitan reducir el impacto ambiental del ruido que generan los barcos.

Los participantes del proyecto desarrollaron y validaron una herramienta de evaluación de la huella provocada por el ruido subacuático que tiene en cuenta criterios relativos a la fauna marina. En el futuro, esta herramienta dará apoyo a la monitorización en tiempo real de los riesgos que el ruido generado por el tráfico marítimo plantea a la vida marina.

Empleando varios modelos y métodos, el equipo del proyecto AQUO avanzó en el conocimiento del ruido subacuático generado por los buques en una amplia gama de frecuencias y bajo diferentes modos operativos. La atención focalizada sobre el ruido de las hélices contempló también la cavitación, que constituye una de las principales fuentes de ruido de los buques. El equipo también profundizó en la sensibilidad de diferentes especies marinas al ruido del tráfico marítimo valiéndose de experimentos bioacústicos específicos. Uno de los hallazgos demuestra que es necesario revisar el criterio de la Directiva Marco sobre la Estrategia Marina relativo al descriptor del ruido subacuático aplicable a ciertas especies, para que incluya frecuencias más elevadas.

Por último, los investigadores elaboraron a partir de la labor realizada un conjunto de directrices orientadas a salvaguardar la vida marina del ruido generado por el tráfico marítimo. Se evaluaron diferentes técnicas y medidas de mitigación relativas a la reducción del ruido subacuático radiado, al consumo de combustible y al efecto sobre la vida marina. Estas directrices también contribuyen a la implantación de los requisitos de la DMEM.

El proyecto AQUO abordó el problema de los niveles acústicos en el entorno marino. Esta iniciativa contribuirá a reducir los efectos negativos del ruido sobre la fauna marina en su conjunto.

Información relacionada

Palabras clave

AQUO, ruido subacuático por tráfico marítimo, huella del ruido subacuático, ruido subacuático radiado
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba