Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Identificación de huesos de ballena

Un estudio de la UE desarrolló dos métodos biomoleculares para la identificación específica de restos de ballenas cazadas. Con ello, se arrojó luz sobre la ecología histórica y prehistórica y las prácticas de caza que pueden ayudar a conservar a los animales en peligro de extinción.
Identificación de huesos de ballena
La caza del hombre ha dado lugar a que muchas especies de ballenas se encuentren cerca de la extinción; sin embargo, la fase moderna tan aguda tiene su origen en las prácticas de caza de hace miles de años. El estudio de los restos de animales cazados podría proporcionar datos históricos sobre la población y otras informaciones que podrían contribuir a la conservación en el presente.

Sin embargo, estas investigaciones no son sencillas. Existe una demanda de métodos biomoleculares rápidos y baratos que sean precisos en la identificación de especies de ballenas a partir de sus restos.

El objetivo del proyecto «Optimizing research tools for cetaceans in archaeology» (ORCA), financiado con fondos europeos, era desarrollar dos de estos métodos: la zooarqueología por espectrometría de masas (ZooMS) y el análisis de ADN antiguo. Ambos métodos debían ser prácticos y baratos y aplicarse al estudio ecológico de las especies de ballenas y los patrones de caza de los últimos 4 000 años. Este proyecto de un solo miembro estuvo en marcha durante dos años, hasta septiembre de 2014.

El trabajo comenzó con las pruebas de un nuevo protocolo de ZooMS, comparando las huellas de péptidos de colágeno con muestras conocidas. Tras su formación, los investigadores del proyecto refinaron la técnica de ZooMS comparando restos de colágeno de ballena con especímenes de museo conocidos. Los resultados se combinaron con datos publicados recientemente para crear una base de datos de colágeno de ballena y después cotejarlos con restos arqueológicos de estos cetáceos. La comparación de la ZooMS con respecto a las técnicas de ADN permitió establecer que la ZooMS consiguió en todo momento una identificación de la familia o el género, pero que no podía discriminar especies estrechamente emparentadas.

La comparación de los métodos de micromuestreo mediante ZooMS y ADN mostró que el primero era constante en la producción de colágeno suficiente para una identificación inequívoca. En cambio, la técnica del ADN podía identificar las especies, de manera fiable, utilizando muestras de tan solo 3 mg. La técnica de micromuestreo se demostró con éxito usando un elemento óseo de mil años de antigüedad.

Algunas muestras no se pudieron identificar de forma morfológica pero eran identificables mediante el uso de las técnicas del proyecto. Las identificaciones condujeron a una revisión de las interpretaciones relativas a la distribución de las especies prehistóricas y las preferencias humanas en el Mediterráneo y el Atlántico Sur. Será necesario perfeccionar los métodos de captura e hibridación antes de poder utilizar muestras de ADN antiguas para el modelado demográfico.

El proyecto ORCA supuso una contribución tanto para la arqueología como para la biología de conservación. La investigación ilustró la larga historia de la caza de ballenas, al tiempo que proporcionó datos valiosos que se pueden aplicar en la gestión y conservación de la ballena moderna.

Información relacionada

Palabras clave

Ballenas, prácticas de caza, animales en peligro de extinción, cetáceos, arqueología
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba