Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Una red mundial estudia la calidad del aire y el cambio climático

Unos investigadores han forjado una red operativa para ampliar la investigación en materia de calidad del aire y cambio climático hasta una escala global. Dicha red homogeneizará la documentación de los datos observacionales, formará a investigadores sobre el suministro de datos y el uso de productos informativos, apoyará la labor investigadora y brindará acceso a las instalaciones científicas.
Una red mundial estudia la calidad del aire y el cambio climático
Las radiaciones y diversos componentes atmosféricos como puedan ser aerosoles, nubes y gases de efecto invernadero ejercen una influencia sobre el cambio climático y la calidad del aire, lo que repercute de manera negativa en la salud y el medio ambiente. El acceso libre a información de gran calidad podría espolear los esfuerzos de investigación que se realizan para frenar estos efectos adversos.

El proyecto ACTRIS (Aerosols, clouds, and trace gases research infrastructure network) supuso una infraestructura coordinada de investigación que proporcionaba datos a largo plazo del sistema de Observación de la Tierra (EOS). El EOS efectuaba observaciones mundiales a largo plazo de la superficie terrestre, la biosfera, la atmósfera y los océanos del planeta.

ACTRIS tenía el cometido de ofrecer acceso mundial a EOS, brindando a científicos de todo el mundo la oportunidad de aprovecharlo plenamente con el fin de investigar el cambio climático y la calidad del aire. El proyecto se centró principalmente en la formación y en el desarrollo de técnicas, herramientas e infraestructuras normalizadas. El conjunto de estos recursos es compatible con todos los procesos experimentales. Esto responde al afán de que en la red tengan cabida investigadores de todo el mundo.

Los socios del proyecto desarrollaron nuevas herramientas de integración para aprovechar totalmente el uso de múltiples técnicas en las estaciones terrestres. Se centraron en la calibración, validación e integración de sensores satelitales y en la mejora de los parámetros utilizados en los modelos de calidad del aire y del clima a escala mundial y regional. ACTRIS suministró directrices sobre mejores prácticas para la recogida y el manejo de datos, y promovió el desarrollo de tecnologías de observación innovadoras para aerosoles, nubes y gases traza por medio de nuevas asociaciones de colaboración.

Se creó un centro de procesamiento de datos (CPD) específico que brindó acceso libre a datos científicos sobre clima y calidad del aire en su red y prestó apoyo para informar de datos observacionales. Este CPD ofreció también herramientas con que mejorar y facilitar el uso de las observaciones atmosféricas, con hincapié en combinar variables atmosféricas clave y sus parámetros para evaluar el cambio climático y emitir previsiones meteorológicas.

ACTRIS proporcionó una capacidad esencial para mejorar las observaciones de aerosoles y gases traza en las redes internacionales. Contribuyó a homogeneizar las observaciones, la garantía de calidad y la labor esencial de desarrollo e implantación de protocolos de medición nuevos o mejorados. Por último, cumplió un papel crucial en la puesta en práctica de las estrategias de monitorización de estos programas internacionales.

Gracias a su enfoque integral, ACTRIS se erigirá en una importante infraestructura de referencia. Unos vínculos fuertes con los Estados Unidos y la colaboración con pequeñas y medianas empresas (pymes) conducirán al desarrollo de innovadoras tecnologías destinadas a validar las políticas relativas a la calidad del aire y al cambio climático. Esto también resultará ventajoso para las pymes europeas que compiten por los mercados a escala mundial.

Información relacionada

Palabras clave

Calidad del aire, cambio climático, aerosoles, nubes, gases traza, Sistema de Observación de la Tierra, infraestructura de investigación
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba