Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Combustible a partir de residuos de almazara

Los residuos han dejado de considerarse como algo de lo que deshacerse sin más; ahora se valoran como recursos en sí mismos. Por ello, la Unión Europea financió a unos investigadores para que desarrollaran una nueva tecnología que permitiera aprovechar plenamente los residuos de las almazaras como fuente de energía renovable.
Combustible a partir de residuos de almazara
A medida que se expande la sociedad de consumo, el gasto de recursos naturales aumenta y, con ella, los residuos generados, especialmente en forma de subproductos de actividades industriales. Los recursos energéticos básicos son cada vez más escasos y resulta más difícil garantizar el suministro. Si este problema se agrava, podría poner en jaque el crecimiento económico y provocar daños medioambientales irreversibles. Pero ya se vislumbran cambios esperanzadores.

El Séptimo Programa Marco (7PM) de la Unión Europea financió una investigación cuyo propósito era hallar formas innovadoras de utilizar los residuos como fuente de energía. El proyecto FFW (Liquid and gas Fischer-Tropsch fuel production from olive industry waste: Fuel from waste) se dedicó a ensayar tecnologías innovadoras con que reducir la huella medioambiental del sector del aceite de oliva en la cuenca del Mediterráneo.

FFW contró entre sus filas con expertos de ocho países europeos quienes unieron sus fuerzas para hallar un modo eficiente y rentable de utilizar los residuos de almazara como materia prima para producir gas natural sintético y biocombustibles líquidos. El biodiésel se emplearía como combustible para los tractores y camiones que recogen y transportan las aceitunas, y el gas natural, para calentar las almazaras.

Los socios del proyecto seleccionó la mezcla óptima de materiales de residuo procedentes del cultivo de olivos y la producción de aceite, teniendo en cuenta los requisitos para conformar un proceso de gasificación eficiente y obtener un combustible de calidad superior. Una vez pretratada, la biomasa procedente de la aceituna y la elaboración del aceite se transformó en gas sintético mediante gasificación. El gas natural obtenido por este medio tuvo que limpiarse antes de convertirse en biocombustible líquido, para lo cual se utilizó el proceso Fischer-Tropsch.

Por otra parte, se estudió la posibilidad de ampliar este proceso termoquímico para producir y comercializar a gran escala componentes de combustible similares a los de los gasóleos de origen fósil. Para determinar el volumen de huesos de aceituna, orujo y restos de poda de los olivos disponible como materia prima, se realizó una encuesta por correo electrónico. Paralelamente, los investigadores de FFW sondearon la opinión de las distintas partes interesadas sobre el nuevo sistema.

La reutilización de los residuos del sector olivarero puede reportar beneficios tanto económicos como medioambientales. La tecnología de FFW permitirá a la industria olivarera reducir su dependencia de los combustibles fósiles, muy contaminantes, así como los costes de producción y su huella ecológica. Además, el aprovechamiento de estos residuos a escala local, como alternativa a su depósito en vertederos, ofrece una opción lucrativa.

Los resultados de FFW suponen un nuevo punto de partida, claro y sólido, desde el que seguir mejorando el rendimiento técnico y la sostenibilidad de la producción de biocombustibles a partir de residuos agrícolas. Por último, las investigaciones al respecto favorecerán la eficiencia del sector agrario en Europa.

Información relacionada

Palabras clave

FFW, proceso de Fischer-Tropsch, alpechín, residuos de almazara, gas natural sintético, biocombustible
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba