Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Una inmunoterapia activa contra los trastornos neurodegenerativos

La enfermedad de Parkinson (EP) y la atrofia multisistémica (MSA) son dos trastornos neurodegenerativos para los que hasta ahora solo está disponible el tratamiento de sus síntomas. Científicos europeos desarrollaron vacunas para reducir la gravedad de las enfermedades y mejorar la función del paciente.
Una inmunoterapia activa contra los trastornos neurodegenerativos
EP y MSA, también conocidas como alfa-sinucleinopatías, son dos trastornos neurodegenerativos debilitantes asociados con un declive progresivo de las funciones motoras, trastornos autonómicos, así como cambios de comportamiento. MSA progresa a gran velocidad y los pacientes tienen una esperanza de vida de diez años desde el inicio de la enfermedad.

Cada vez más datos apuntan a que la neurodegeneración en la EP y la MSA guarda relación con la formación de cuerpos de Lewy en las neuronas encefálicas y las células gliales. Los cuerpos de Lewy se componen principalmente de agregados de la proteína alfa-sinucleína, cuya función principal es facilitar la liberación de neurotransmisores necesarios para la transmisión neuronal.

Dado el papel de la alfa-sinucleína en la fisiopatología de la enfermedad, los científicos del proyecto financiado por la Unión Europea SYMPATH probaron un nuevo enfoque de inmunoterapia activa específica (SAIT) para atacarlo. «Orientar el sistema inmunitario hacia contra las enfermedades neurodegenerativas constituye un enfoque innovador que podría reducir la progresión de la enfermedad», explica el coordinador del proyecto, la Dra. Galabova.

Una innovadora inmunoterapia activa específica con alfa-sinucleína

El proyecto SYMPATH probó una metodología innovadora basada en la nueva tecnología AFFITOPE®, que se basa en péptidos cortos que imitan partes de la secuencia o estructura nativa de la alfa-sinucleína. «PD01A y PD03A se diseñaron para producir anticuerpos que neutralizan la forma tóxica de la alfa-sinucleína, pero ahorran beta-sinucleína compensatoria, aumentando así su seguridad», continúa la Dra. Galabova.

La evaluación preclínica demostró la actividad modificadora de la patología de estos candidatos SAIT en varios modelos. Los animales tratados mostraron niveles cerebrales inferiores de proteína agregada, alteraciones neuropatológicas menos graves y mejoras de los déficits funcionales. Acto seguido enviaron el SAIT para su producción y ensayo clínicos en pacientes.

Los resultados positivos de dos ensayos clínicos de fase I en pacientes con MSA y EP temprana demostró el perfil de seguridad de los AFFITOPE PD01A y PD03A. De cara al futuro, los investigadores se proponen «elegir el candidato más adecuado en función de criterios concretos y llevar este compuesto a la siguiente fase de desarrollo clínico».

La obtención de datos y material biológico de pacientes con EP y MSA y que pasaron por una intervención inmunoterapéutica específica de alfa-sinucleína será instrumental para el diseño del siguiente ensayo clínico. Este se dedicará a concretar la dosis precisa y el calendario para el tratamiento SAIT en pacientes con EP y MSA.

El futuro del tratamiento de afecciones neurodegenerativas

En envejecimiento poblacional que padece nuestra sociedad genera una preocupación enorme con respecto a la asistencia sanitaria a ancianos. Es por tanto necesario dar urgentemente con tratamientos innovadores para enfermedades gerontológicas como la neurodegeneración y el cáncer. En paralelo, es necesario diagnosticar a los pacientes lo antes posible e iniciar el tratamiento antes de que el daño sea irreversible.

Con este objetivo, parte del proyecto SYMPATH se dedicó a la identificación de biomarcadores con valor de diagnóstico y pronóstico. El equipo desarrolló un ensayo de detección de alfa-sinucleína para diagnosticar la agregación de proteínas en el plasma y el líquido cefalorraquídeo, y ayudar en la evaluación de la respuesta a la terapia en el futuro.

Teniendo en cuenta los millones de pacientes con alfa-sinucleinopatías en todo el mundo que reciben solo tratamiento sintomático paliativo, existe una necesidad inminente de contar con tratamientos causales. Las estrategias dirigidas a la alfa-sinucleína podrían abordar esta necesidad médica no satisfecha.

Información relacionada

Palabras clave

SYMPATH, vacuna, AFFITOPE, alfa-sinucleína, enfermedad de Parkinson, atrofia multisistémica, inmunoterapia activa
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba