Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

El sesgo de memoria en modelos animales de depresión

Un proyecto financiado por la Unión Europea que abarca el estudio de la cognición animal, el comportamiento animal y humano y la ciencia del bienestar ha desarrollado una prueba conductual a fin de mejorar los modelos para investigar la depresión.
El sesgo de memoria en modelos animales de depresión
Aunque la investigación biomédica sobre la depresión ha empleado modelos animales durante décadas, este método está siendo cuestionado en la actualidad. Numerosos indicios han puesto de manifiesto la existencia de incongruencias entre los resultados positivos de algunos fármacos en estos modelos y su eficacia limitada en seres humanos.

Asimismo, los modelos animales de depresión y los procedimientos estándar de experimentación animal empleados comúnmente solo permiten simular un número limitado de síntomas de la enfermedad. Sin embargo, el estudio de la depresión requiere considerar un conjunto más amplio de cambios psicológicos, neuroanatómicos y cognitivos exhibidos por los pacientes deprimidos. Es más, el papel de la cognición, que es reconocida como un factor de riesgo potencial y un indicador los trastornos afectivos (emocionales) en seres humanos, tampoco ha sido tenido en cuenta en los modelos animales.

El proyecto financiado con fondos europeos MEMORAT (Memory bias and affective state: a new cognitive indicator of animal affect) se puso en marcha para investigar el papel de las alteraciones cognitivas en el funcionamiento de la memoria. El objetivo era evaluar la hipótesis de que los animales deprimidos, al igual que los seres humanos, extraen información negativa de su memoria mejor que información positiva.

Los investigadores manipularon los estados emocionales de ratas de laboratorio mediante el desarrollo de una nueva prueba conductual, que requería un aprendizaje mínimo por parte de los animales, para estudiar el sesgo de memoria relacionado con el estado afectivo durante la distracción. La prueba sirvió para evaluar la tendencia de las ratas a exhibir una mayor sensibilidad a los estímulos negativos ejercidos por un área muy iluminada en el suelo en comparación con los estímulos positivos relacionados con olor de alimentos, mientras estas recorren un laberinto de un solo brazo.

Los análisis revelaron que las ratas en un estado afectivo negativo exhibían una mayor sensibilidad al estímulo negativo que al estímulo positivo. Sin embargo, se observó el patrón inverso en ratas con un estado afectivo comparativamente más positivo.

Los resultados de MEMORAT no solo tendrán repercusiones de gran calado en el empleo de modelos animales para evaluar trastornos afectivos, sino que además deberían ayudar a proporcionar información valiosa para la ciencia del bienestar animal, la investigación del dolor y la psicofarmacología.

Información relacionada

Palabras clave

Modelos animales, depresión, cognición, trastornos afectivos en seres humanos, MEMORAT
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba