Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Protección contra incendios para la madera en la construcción

Un equipo de trabajo europeo diseñó y ensayó un recubrimiento novedoso destinado a aumentar la característica ignífuga de la madera destinada a la construcción. Los ensayos demostraron una mejora de un once por ciento en la protección de la madera, proporcionada por la capa superficial carbonizada, y cabe esperar un mayor desarrollo de esta labor.
Protección contra incendios para la madera en la construcción
La madera ofrece ventajas múltiples como material de construcción, entre ellas la sostenibilidad, pero su capacidad de combustión limita su uso industrial. Si bien los recubrimientos ignífugos actualmente disponibles suponen un paliativo, todavía resultan insuficientes para satisfacer los niveles de eficacia requeridos.

En el marco del proyecto REACTAFIRE (Advanced systems for wood fire protection), financiado por la Unión Europea, se desarrolló un recubrimiento protector novedoso con las características exigidas. Este recubrimiento se diseñó para proporcionar un periodo mínimo de protección de la madera de sesenta minutos en caso de incendio. Este periodo se definió para ampliar el tiempo disponible de evacuación segura y para prolongar la estabilidad estructural. El recubrimiento se diseñó para que formara una capa carbonizada exterior y aislase la parte interior de la madera, evitando el progreso de la carbonización. Un planteamiento clave de esta investigación fue si esta alteración de las propiedades de la capa carbonizada otorgaría la característica ignífuga deseada.

El equipo de trabajo estudió en primer lugar la situación del mercado, lo cual confirmó la necesidad de disponer de métodos avanzados para la protección de la madera. Este estudio demostró que los diseñadores necesitan disponer de este tipo de protección para poder diseñar edificios más altos empleando madera en lugar de acero y hormigón. También puso de relieve la vulnerabilidad de los edificios a los incendios provocados durante su construcción.

El equipo investigador propuso varias técnicas de recubrimiento, entre ellas la aplicación de óxido de cerio. Las pruebas iniciales con este compuesto utilizado como recubrimiento de la madera mostraron un posible aumento en las características ignífugas de la misma. Las pruebas posteriores no confirmaron una mejora suficiente, de manera que el enfoque del proyecto se reorientó hacia el desarrollo y ensayo de un material a base de silicatos. Se prosiguió con el desarrollo del óxido de cerio, pero empleado como sellador para evitar la absorción de humedad.

Los ensayos realizados sobre lotes de ambas sustancias arrojaron resultados satisfactorios. Estas pruebas alcanzaron los niveles de eficacia más elevados según la normativa europea y demostraron una mejora del once por ciento en el comportamiento de la capa superficial carbonizada, en comparación a la madera sin tratar.

Los ensayos incluyeron la aplicación a brocha y por aerosol. Actualmente este producto presenta cargas muy elevadas y se seca con demasiada rapidez para poder aplicarlo en la práctica. Además, es sensible a la humedad y es necesario aplicar una capa exterior tan pronto se seca la capa base, puesto que de lo contrario se pulveriza.

Los miembros del proyecto REACTAFIRE concluyeron que el concepto de esta labor requería un mayor desarrollo antes de que se pudiesen solicitar patentes. Por ello, organizaron la continuación del trabajo de investigación una vez terminase el proyecto.

Una vez se haya avanzado en este desarrollo, los resultados del proyecto deberían dar lugar a un producto viable. El mercado existe, y unos recubrimientos de madera adecuados permitirán aumentar la seguridad y la durabilidad de las estructuras en este material.

Información relacionada

Palabras clave

Protección contra incendios, madera, REACTAFIRE, óxido de cerio, recubrimiento de la madera
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba