Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

La evolución de los insectos sociales

Un consorcio de la Unión Europea estudió las bacterias intestinales en relación con la división social de los insectos en lo relativo al trabajo y el entorno. El equipo comparó las pautas de las abejas melíferas —insectos con unas relaciones sociales complejas— y las hormigas dinosaurio —de pautas más sencillas— y también evaluó la relación existente entre la exposición ambiental y la comunidad microbiana intestinal.
La evolución de los insectos sociales
En la actualidad, la teoría de la selección de parentesco ofrece la explicación más plausible a la aparición de la cooperación detectada en insectos sociales. Sin embargo, esta teoría no explica cómo se asignan las tareas en sociedades cooperativas en ausencia de líder.

El proyecto financiado con fondos europeos SODOLS (Sociality and division of labour: Microbial, behavioural and epigenetic interactions) ahondó en la idea de que la comunidad microbiana intestinal afecta y se ve afectada por la sociabilidad de los insectos y su reparto de las tareas. Los investigadores evaluaron las nuevas teorías comparando a las abejas melíferas (Apis mellifera), unos insectos altamente sociales, y las hormigas dinosaurio (Dinoponera quadriceps), que forman sociedades más sencillas.

Las abejas obreras melíferas de la misma edad que realizan tareas distintas mostraron grandes diferencias en la abundancia de algunos taxones principales de la comunidad microbiana intestinal. Las obreras dedicadas principalmente a labores de cuidado en la colmena poseían una mayor cantidad de taxones de bacterias asociadas al procesamiento de carbohidratos y a la salud que las obreras encargadas de recolectar en el exterior. En el caso de las hormigas dinosaurio, la abundancia de taxones intestinales también difiere según la tarea realizada.

El equipo también evaluó la relación entre el entorno natural y la comunidad microbiana intestinal. Sirviéndose de la secuenciación de amplicones, el equipo analizó los cambios en la comunidad microbiana de las abejas expuestas a diferentes entornos naturales y a factores de estrés reales bajo condiciones controladas en laboratorio.

Los resultados ilustraron la complejidad de las relaciones entre el hospedador, las bacterias intestinales y el entorno tanto natural como local. Los investigadores concluyeron que el trabajo individual que realizan las abejas —y por consiguiente su entorno local— influye en la abundancia de algunos taxones de bacterias. Las hormigas dinosaurio obreras, que forman parte de sociedades más sencillas, también presentaban diferencias en su comunidad microbiana intestinal asociadas a las tareas que realizan.

El estudio destacó la posibilidad de que exista un bucle de retroalimentación en el que la exposición ambiental —mediada por el comportamiento— influya en la abundancia de bacterias intestinales. A su vez, estas diferencias en la comunidad bacteriana podrían desempeñar un papel en el reparto efectivo de tareas.

La labor de SODOLS brinda conocimientos sobre los factores que podrían influir en el origen evolutivo y el mantenimiento de la sociabilidad y el reparto de tareas en insectos. Además, su trabajo arrojó luz sobre qué factores podrían estar afectando a la salud de las abejas, una cuestión de gran importancia en el campo de la polinización agrícola.

Información relacionada

Palabras clave

Insectos sociales, comunidad microbiana intestinal, bacterias, SODOLS, sociabilidad, reparto de las tareas
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba