Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Un vehículo eléctrico innovador para impulsar la eficiencia energética y el transporte ecológico

Los vehículos ultraligeros reportan diversos beneficios, pero lograr que compartan las carreteras con automóviles más pesados supone un desafío técnico complejo en lo relativo a alcanzar unos niveles de seguridad aceptables. Una iniciativa de la Unión Europea desarrolló tecnologías para abordar las cuestiones relacionadas con la seguridad.
Un vehículo eléctrico innovador para impulsar la eficiencia energética y el transporte ecológico
El proyecto financiado con fondos europeos AMBER-ULV (Automotive mechatronic baseline for electric resilient ultra light vehicle) creó una plataforma mecatrónica con la que equipar diferentes arquitecturas de vehículos, desde dos hasta cualquier configuración de ruedas motrices posible, Y que funcionen con cualquier tipo de motor.

Los socios del proyecto desarrollaron un prototipo que incluye dos baterías. La batería principal está instalada debajo de los asientos traseros de forma permanente y permite la conducción cotidiana, mientras que la batería adicional se ubica al fondo del vehículo. El equipo también diseñó y fabricó un chasis híbrido de metal y materiales compuestos que incluye una caja de impacto deformable y una bandeja estructural para proteger las baterías, entre otras características. El chasis une barras de refuerzo de fibra de carbono con un armazón tubular de acero y planchas de metal plegadas. Las barras de refuerzo demostraron su capacidad para proteger a los ocupantes y las baterías en caso de colisión lateral.

Además, los investigadores crearon los circuitos electrónicos del sistema de control de doble batería, integrados directamente en éstas. El empleo de dos baterías evita la preocupación relativa a la autonomía del vehículo, esto es, el temor a no disponer de energía suficiente para llegar al destino.

El funcionamiento en carretera del prototipo se ajustó a los objetivos del proyecto. Entre sus prestaciones se incluyen una velocidad máxima superior a 100 km/h, un ciclo de conducción con una autonomía de 228 kilómetros, una aceleración de 0 a 70 km/h en 14 segundos, y una frenada de emergencia que, circulando a 80 km/h, permite detener el vehículo en una distancia de 25 metros gracias a una frenada de recuperación a fondo.

Por último, el equipo sometió a un vehículo completo a varias pruebas de conducción en la que se evaluaron parámetros como la manejabilidad, el frenado, la autonomía o el tiempo de carga, con la posibilidad de conectar y desconectar los controladores y dispositivos desarrollados.

AMBER-ULV acortó las distancias entre los cuadriciclos pesados y los vehículos de pasajeros en términos de seguridad y funcionamiento, manteniendo una relación calidad precio adecuada y asequible. También exploró nuevos conceptos mediante la incorporación de materiales compuestos para elementos funcionales que aportan características de vital importancia tales como la resistencia frente a colisiones, en lugar de emplear fibra de carbono —más costosa—. En el futuro, los resultados del proyecto podrían influir en los métodos de diseño y fabricación de vehículos eléctricos.

Información relacionada

Temas

Transport

Palabras clave

Vehículo eléctrico, vehículos ultraligeros, AMBER-ULV, mecatrónica automovilística
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba