Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Una nueva generación de científicos prepara el terreno para la Industria 4.0

La Industria 4.0 llevará tecnologías más inteligentes y conectadas a las fábricas. Sin embargo, para que estas tecnologías dominen el mercado, será necesario que sean sostenibles. El proyecto SMART-E se ha asegurado de que la nueva generación de científicos que trabajan en futuros robots industriales sean conscientes de este requisito.
Una nueva generación de científicos prepara el terreno para la Industria 4.0
La cuarta revolución industrial está a punto de llegar y su piedra angular es la completa integración de tecnologías digitales y físicas propiciadas por los avances en inteligencia artificial, tecnologías cognitivas y el internet de las cosas. ¿La promesa para los ciudadanos? Mejores condiciones de trabajo, sostenibilidad y personalización de productos a una escala jamás vista antes.

Sin embargo, para llegar ahí es necesaria una nueva generación de científicos brillantes: en particular, especialistas cuya tarea será crear las tecnologías avanzadas para robótica en que se basa la Industria 4.0. Precisamente, el proyecto SMART-E consistía en formar a estos futuros especialistas en robótica.

«SMART-E es un programa de formación e investigación doctoral de categoría mundial», afirma la profesora Samia Nefti-Meziani, coordinadora del proyecto en representación de la Universidad de Salford. «Se centró en la robótica avanzada para una fabricación sostenible y sus resultados permitirán a las empresas de fabricación europeas adaptar sus procesos de producción a las tendencias que definen la Industria 4.0.

Así, garantizó la competitividad de Europa, con la creación de trabajos para operarios especializados de alto nivel y un aumento de la productividad. Además, aporta a los becarios de investigación de SMART-E aptitudes complementarias empresariales, de liderazgo e interpersonales, y les expone a diferentes culturas de trabajo en sectores académicos y empresariales de todo el mundo».

En el proyecto SMART-E participaron trece investigadores noveles (ESR, por sus siglas en inglés) y tres investigadores experimentados (ER, por sus siglas en inglés). Su objetivo: desarrollar tecnologías revolucionarias haciendo hincapié en los robots hábiles, blandos y flexibles destinados a la fabricación, los robots reconfigurables y logísticos, y, por último, en los aspectos relativos a la seguridad, como la interacción humano-robot y la cooperación.

Un ejemplo de las innovadoras soluciones del proyecto es un prototipo de un dispositivo de agarre de Smart-E concebido por la Universidad de Salford. La industria nuclear del Reino Unido ya ha reconocido el potencial de este dispositivo de Smart-E y lo ha incorporado a un proyecto reciente galardonado por la Autoridad de Desmantelamiento Nuclear (NDA) en Sellafield a fin de usarlo en la clausura de instalaciones nucleares.

Otro ejemplo son los mecanizados flexibles que usan robots en lugar de costosas máquinas CNC y que el Centro de Investigación de Fabricación Avanzada (AMRC) aprovecha actualmente con una empresa que, según la profesora Nefti-Meziani, «ahorrará millones de libras en costes de capital y de explotación en los próximos años».

En conjunto, SMART-E ha proporcionado una experiencia práctica en investigación robótica a socios académicos e industriales. Obtuvo resultados de categoría mundial y ofreció a los investigadores una oportunidad para colaborar con diversos socios industriales que se unieron a lo largo del proyecto de SMART-E. Los resultados se han divulgado en publicaciones, los ciclos de conferencias Shangh’AI sobre Robótica Avanzada para una Fabricación Sostenible, congresos, cursos de verano, eventos de captación, presentaciones industriales y patentes.

«Los becarios presentaron dos patentes y publicaron más de cuarenta y tres artículos, once en revistas científicas y treinta y tres en actas de congresos internacionales (galardonados). Estos artículos se publicaron en revistas con un factor de impacto de entre 0,987 y 8,649», explica la profesora Nefti-Meziani.

«Más de un tercio de nuestras ponencias se presentaron en los principales congresos sobre control y robótica, como la IEEE/RSJ International Conference on Intelligent Robots and Systems (IROS), la IEEE International Conference on Robotics and Automation (ICRA) y la American Control Conference (ACC)».

Además, dieciséis de los becarios de investigación del proyecto fueron contratados por importantes organizaciones de investigación e industrias.

Ahora que el proyecto ya ha terminado, la profesora Nefti-Meziani comenta que la siguiente fase consistirá en solicitar más financiación europea «para llevar todos los resultados de la investigación a la fase de comercialización». Estos esfuerzos no beneficiarán únicamente a los actuales socios industriales de SMART-E de los sectores alimentario y aeroespacial, sino a otros sectores como el sanitario y el espacial.

Palabras clave

SMART-E, industria 4.0, revolución industrial, robótica, robots industriales, dispositivo de agarre
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba