Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

H2020

SugarBlock — Resultado resumido

Project ID: 703305
Financiado con arreglo a: H2020-EU.1.3.2.
País: España
Dominio: Salud, Investigación fundamental

Frenar al parásito de la malaria antes de la infección

Al lograr una mejor comprensión de los glicanos (o cadenas de azúcar) que se dan en la superficie del parásito de la malaria, investigadores financiados con fondos europeos esperan encontrar el modo de frenar la enfermedad incluso antes de que acceda al torrente sanguíneo humano.
Frenar al parásito de la malaria antes de la infección
El proyecto SUGARBLOCK (Unraveling the protein glycosylation of Plasmodium falciparum is crucial for development of novel therapeutics against malaria) ha logrado satisfactoriamente arrojar luz sobre ciertas modificaciones moleculares presentes en la superficie del parásito de la malaria. La idea es que uno de estos procesos pueda emplearse algún día para obtener una respuesta inmune que detenga el desarrollo de la enfermedad.

«Este es un ámbito fértil e inexplorado para el descubrimiento de moléculas y dianas farmacológicas con potencial para vacunación y diagnóstico», explica el coordinador del proyecto SUGARBLOCK, el profesor Luis Izquierdo Lázaro del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal).

El santo grial

Aunque los científicos han demostrado que es posible teóricamente desarrollar una vacuna para la malaria que ofrezca inmunidad protectora estéril en humanos, hasta el momento el mayor logro que se ha obtenido es conseguir protección a corto plazo contra la malaria clínica en el 35-50 % de las personas tratadas. La enfermedad sigue generando 200 millones de casos clínicos y más de 400 000 muertes cada año.

«En regiones endémicas, las personas expuestas continuamente al parásito sí desarrollan inmunidad», explica Izquierdo Lázaro. «Sin embargo, la inmunidad estéril, es decir, la incapacidad del parásito de provocar infecciones en la fase sanguínea, no se desarrolla de forma natural. Por ello, esa inmunidad se ha convertido en una especie de santo grial para los investigadores de este ámbito, dado que podría ser un gran avance hacia la eliminación de la enfermedad».

El proyecto SUGARBLOCK se propuso investigar más detalladamente la inmunidad estéril, aprovechando los conocimientos científicos ya existentes. Esto incluye la importancia de ciertas modificaciones de moléculas de azúcar (denominadas glicosilaciones) que se producen en la superficie del parásito causante de la malaria.

«Queríamos caracterizar completamente las modificaciones expresadas por esporozoítos (las células que se desarrollan en las glándulas salivales del mosquito) que se transmiten del mosquito al hígado», explica Izquierdo Lázaro. «Uno de los puntos clave para mí ha sido la falta de conocimientos sobre la presencia de glicanos en fases “difíciles” del parásito, por ejemplo el desarrollo de los esporozoítos».

Una vez en el hígado, los esporozoítos se multiplican y, eventualmente, emergen como los denominados merozoítos. Entonces, estos invaden el torrente sanguíneo, infectando a la persona.

«Aunque no soy inmunólogo, diría que uno de los retos es lograr que nuestro sistema inmunológico “vea” y reaccione ante los esporozoítos», comenta Izquierdo Lázaro. «Pero quizá los esporozoítos estén completamente adaptados para escapar al sistema inmunológico y llegar al hígado».

Un punto débil

En cualquier caso, Izquierdo Lázaro y su equipo esperaban que un análisis de los glicanos pudiese dejar patente una debilidad en el parásito que, entonces, podría aprovecharse para detener el desarrollo de esporozoítos (y la eventual infección del torrente sanguíneo humano). Esto, de hecho, imitaría los resultados obtenidos con vacunas de carbohidratos-proteínas contra infecciones bacterianas.

Ling, el investigador de postdoctorado que recibió la beca individual Marie Curie, realizó gran parte del trabajo de laboratorio y ha conseguido algunos avances significativos. «Ha logrado purificar delicadas muestras de glándulas salivales infectadas con esporozoítos», menciona Izquierdo Lázaro. «Y, aunque ha resultado increíblemente difícil obtener suficiente material biológico, Ling ha podido llevar a cabo proteinogramas de las glándulas infectadas. Uno de los principales desafíos era, y sigue siendo, conseguir cantidades suficientes de esporozoítos a partir de las glándulas salivales de mosquitos infectados para poder trabajar».

Según Izquierdo Lázaro, los datos preliminares son alentadores, dado que parecen indicar la presencia de glicosilaciones imprevistas en fases inesperadas. Los resultados finales están pendientes de confirmación y el proyecto aún tiene varios meses por delante. No obstante, se ha abierto una prometedora gran vía de investigación, una que algún día podría conducir a una vacuna eficaz que ofrezca inmunidad estéril contra la malaria.

Palabras clave

SUGARBLOCK, malaria, mosquito, glicosilaciones, salival, glándula, esporozoítos, biológico, vacuna, parásito, torrente sanguíneo, hígado
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba