Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

H2020

MISTRAL — Resultado resumido

Project ID: 730840
Financiado con arreglo a: H2020-EU.3.4.8.2.
País: Italia
Dominio: Transporte y movilidad

Un proyecto lleva las redes de comunicación ferroviaria por el buen camino

Investigadores financiados con fondos europeos han desarrollado y analizado hipótesis de cómo podrían ser las redes de comunicación ferroviaria en el futuro. Ahora su metodología se pondrá a disposición de los operadores de telecomunicaciones y ferroviarios para que realicen sus propias evaluaciones.
Un proyecto lleva las redes de comunicación ferroviaria por el buen camino
El proyecto de dos años de duración MISTRAL (Communication Systems for Next-generation Railways) ha realizado una importante aportación a la Empresa Común SHIFT2RAIL, una colaboración entre la Comisión y la industria para acelerar la investigación y desarrollo. Ahora, los socios de la industria podrán aprovechar los resultados del proyecto en el marco de la Empresa Común para comprender mejor las hipótesis de futuras redes y sus implicaciones tanto para los operadores ferroviarios como para los pasajeros.

«Una de las ventajas de ser un proyecto pequeño centrado en la investigación es que podemos plantear preguntas difíciles», explica el coordinador del proyecto MISTRAL, el doctor Maurizio Spirito, del Istituto Superiore Mario Boella (ISMB) en Italia. «Lo que no tenemos son cifras y datos de gastos confidenciales de la industria. No obstante, usando nuestra metodología, los operadores ferroviarios pueden introducir sus gastos exactos en equipos, los ingresos previstos, la capacidad ferroviaria y el número de pasajeros para obtener una visión general precisa de lo que implicaría la transición a una nueva red de comunicaciones».

Preparación para la transición

La comunicación entre el tren y la tierra es un elemento crucial de la gestión del tráfico ferroviario que implica el contacto entre el tren en movimiento y la infraestructura fija, como las señales y las estaciones. Dicha comunicación es vital para garantizar la seguridad y la eficiencia operativa. La red de comunicaciones empleada hasta el momento, denominada GSM-R, es relativamente antigua y suele ser propiedad de las propias empresas ferroviarias, que también se ocupan de su gestión.

«Esta es la situación actual», explica Spirito. «Hablamos de redes 4G o incluso 5G para nuestros teléfonos móviles, pero el sector ferroviario todavía utiliza una tecnología antigua. Resulta necesaria una transición a un nuevo modelo de comunicación, porque en 2030 no estarán disponibles ni piezas de repuesto ni soporte de mantenimiento para GSM-R».

La propuesta es complicada. Mientras que la Comisión Europea y otras partes querrían abrir las redes de comunicaciones ferroviarias al mercado, muchos operadores ferroviarios que han invertido en su red se muestran preocupados por la seguridad. La industria muestra ciertas reticencias respecto a la transición a nuevas tecnologías que no se hayan probado o testado en entornos críticos.

Las redes ferroviarias futuras

«Este es el desafío al que nos enfrentamos», señala Spirito. «En el marco de la Empresa Común Shift2Rail, nos pidieron que evaluásemos hipótesis futuras en que la tecnología GSM-R se sustituyese por otra nueva. Estudiamos cuál sería esa nueva tecnología, qué servicios se suministrarían y qué modelo de servicio se emplearía».

El proyecto comenzó valorando los servicios de comunicación, tanto para las empresas ferroviarias como para los pasajeros. Actualmente, la tecnología GSM-R solo es compatible con las operaciones ferroviarias; en ocasiones, hay redes comerciales de telefonía móvil a disposición de los pasajeros en los trenes, aunque la cobertura es desigual. «Nos planteamos que en el futuro quizá no haya distinción entre los servicios ferroviarios y aquellos para pasajeros», añade Spirito. «Para los pasajeros, dichos servicios podrían incluir sistemas de expedición de billetes, planificación de rutas y ocio. Para los ferrocarriles, la red tendría que suministrar servicios críticos para la seguridad, aunque posiblemente también la supervisión en tiempo real del tren y la vía».

A continuación, el proyecto exploró el tipo de tecnología necesario para suministrar los servicios de nueva generación. Spirito y su equipo descubrieron que la tecnología 4G (la red de telefonía móvil actual) en su estado actual no sería compatible con servicios de misión crítica, pero destacaron que el sistema actual podría evolucionar para adaptarse a tales servicios.

El equipo del proyecto también valoró la posibilidad de abordar las redes no como bienes que pertenecen a los operadores ferroviarios y son gestionados por estos, sino más bien como servicios suministrados por operadores de telecomunicaciones. «En una de las hipótesis, los operadores de las redes de telefonía móvil serían los propietarios de la infraestructura de comunicación; la tecnología seguiría siendo 4G de misión crítica, y los servicios se suministrarían a los operadores ferroviarios mediante contratos», explica Spirito. El proyecto, cuya finalización está prevista para octubre de 2018, ahora valorará la sostenibilidad de los diversos modelos de servicio.

Información relacionada

Palabras clave

MISTRAL, ferrocarril, vías, digital, tecnología, ERTMS, 4G, 5G, tren, misión crítica, telecomunicaciones, emisión de billetes, redes de telefonía móvil
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba