Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

H2020

Smart-Rail — Resultado resumido

Project ID: 636071
Financiado con arreglo a: H2020-EU.3.4.
País: Países Bajos
Dominio: Transporte

La solución para transferir el transporte de mercancías de la carretera al ferrocarril

Las preocupaciones relativas al medio ambiente y el tráfico han convertido el cambio del transporte por carretera al ferroviario en una prioridad para la UE. Pero, ¿es si quiera viable? El proyecto Smart-Rail reunió a partes interesadas de toda Europa para determinar el modo de avanzar.
La solución para transferir el transporte de mercancías de la carretera al ferrocarril
Aunque todavía es una de las principales opciones para el transporte de mercancías en Europa, el transporte de mercancías por ferrocarril sigue estando muy por detrás de su equivalente por carretera en cuanto a cuota de mercado. A simple vista, es perfectamente comprensible: el transporte de mercancías por carretera es valorado por su flexibilidad, rentabilidad e innovación continua, mientras que el sector del ferrocarril palidece en comparación. Se trata de un sistema complejo que implica a numerosas y diversas partes interesadas públicas y privadas que llevan a cabo las operaciones diarias. No tienen más opción que reunirse cada vez que quieran implementar cualquier modificación del sistema ferroviario.

El objetivo del proyecto Smart-Rail (Smart Supply Chain Oriented Rail Freight Services) era ayudar al sector a ponerse al nivel de su principal competidor. Se propuso descubrir los motivos por los cuales los clientes potenciales optan por el transporte por carretera en lugar del ferroviario, contribuir a un cambio de actitud en el sector, reforzar la cooperación entre las partes interesadas y establecer «laboratorios vivientes» para probar y mejorar las medidas de innovación en situaciones reales.

«Nos centramos en identificar soluciones rentables para abordar la complejidad del sector ferroviario y responder activamente a los requisitos de los nuevos mercados», explica Ming Chen, coordinador científico de Smart-Rail en nombre de TNO. «Creemos que se pueden alcanzar grandes logros si conseguimos una actitud orientada al usuario y de cooperación entre las partes interesadas».

El primer paso consistía en comprender mejor por qué estos «nuevos mercados» no están utilizando el ferrocarril como principal modo de transporte. Los retrasos causados por la falta de coordinación entre las partes interesadas dentro y fuera del sector ferroviario, los largos plazos de entrega, los elevados gastos logísticos para el usuario, la reducida flexibilidad y la falta de información en tiempo real sobre el estado de los pedidos fueron algunos de los principales motivos.

Teniendo esto en mente, el consorcio introdujo medidas innovadoras y desarrolló modelos de negocio operativos para la cooperación entre las partes interesadas. Asimismo, elaboró una estructura para el intercambio de información. Los tres «laboratorios vivientes» del proyecto pusieron en marcha, respectivamente, las siguientes acciones: validación y modificación de un concepto novedoso para trenes de vagones completos en un importante corredor internacional; creación de una torre de control logístico operativa que incluya el ferrocarril; y el desarrollo de diversos proyectos piloto para una mejor gestión de los datos, planificación de los itinerarios internacionales de los trenes y alternativas en caso de interrupciones del servicio.

«Estas acciones permitirán mejorar los servicios ferroviarios a corto y medio plazo», añade Chen. «Aún así, existe preocupación en cuanto al largo plazo: actualmente se están produciendo innovaciones radicales en el sector de la automoción que influirán considerablemente en la competitividad del sector ferroviario. Por ejemplo, la circulación de camiones sin conductor supondría una disminución de gastos radical, de alrededor del 50 % en el caso del transporte de mercancías por carretera, lo cual en ciertos casos provocaría que el transporte de carretera fuese competitivo incluso para el transporte a gran escala».

Mientras que Chen opina que el sector ferroviario podría haber previsto este problema hace tiempo, considera que la falta de reacción es una «fase de negación». «Hemos observado que las operaciones ferroviarias y de investigación e innovación se concentran principalmente en conservar el actual transporte de mercancías por ferrocarril, en lugar de provocar un cambio del transporte por carretera al ferroviario».

El consorcio también aborda la formulación de políticas. Mientras que la inversión en investigación e innovación para la automatización del transporte por carretera se concentra notablemente en reducir la congestión, una transferencia considerable del transporte de mercancías por ferrocarril a la carretera a causa de una falta de apoyo político sería, de hecho, contraproducente. «Esto generaría grandes costes sociales y un uso ineficaz de las inversiones. Por consiguiente, deberán equilibrarse los programas de investigación e innovación y los presupuestos correspondientes. Del mismo modo, las normativas no deberían ser un obstáculo para la adopción de innovaciones que permitan aumentar la flexibilidad del sistema ferroviario».

Aunque Smart-Rail, uno de los proyectos insignia de Shift2Rail, ya ha finalizado, los conocimientos obtenidos sobre el desarrollo de las plataformas de información logística y ferroviaria se están transfiriendo a otros proyectos en curso. Chen afirma que está convencido de que el sector seguirá avanzando en la dirección adecuada.

Información relacionada

Palabras clave

Smart-Rail, transporte de mercancías, futuro, cambio de actitud, TNO
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba