Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Controles biológicos más inteligentes

Los controles biológicos hacen frente a las plagas de los cultivos recurriendo a sus enemigos naturales en lugar de usar plaguicidas El proyecto BIOCOMES estudió once nuevos controles biológicos, dos de los cuales están listos para su comercialización.
Controles biológicos más inteligentes
La agricultura siempre se ha visto afectada por las plagas. Los organismos no deseados se comen los cultivos y/o causan enfermedades, reduciendo en ambos casos la producción. Durante un tiempo, los pesticidas fueron eficaces pero, en muchos casos, las especies causantes de las plagas se han vuelto resistentes. En esos casos, el uso de dichos productos químicos causa contaminación medioambiental y preocupaciones relativas a la seguridad alimentaria sin ofrecer ningún beneficio a cambio.

El control biológico, que implica el uso de una especie para controlar a otra, representa una alternativa. El proyecto financiado con fondos europeos BIOCOMES se puso en marcha con el objetivo de desarrollar once nuevos biocontroles de este tipo. Las aplicaciones se dirigían a insectos perjudiciales y/o enfermedades fúngicas que afectan a la industria europea de las hortalizas, la fruta, los cereales y la silvicultura. Cada nuevo desarrollo servirá para sustituir a plaguicidas específicos.

Los organismos empleados para controlar los insectos incluyen otros insectos beneficiosos, nemátodos y virus que afectan a los insectos perjudiciales, además de bacterias y hongos. Además, las bacterias y hongos se emplearon también para controlar enfermedades fúngicas. Por otra parte, el equipo desarrolló nuevas técnicas de producción para los agentes existentes de control biológico.

«Dos de nuestras once aplicaciones están maduras y preparadas para la siguiente fase», comenta el Dr. Jürgen Köhl, jefe de proyecto. «Las otras han ofrecido resultados prometedores, pero todavía es necesario seguir desarrollándolas».

Éxito del biocontrol

La primera aplicación lista para su comercialización utiliza un virus de origen natural para matar las orugas de tres especies asociadas a la mariposa de la luz que asedian los cultivos de tomate y patata. El equipo aisló una cepa muy infecciosa del virus y demostró su eficacia para el control de las orugas. Para la polilla del tomate (Tuta absoluta), una de las tres especies de la mariposa de la luz, se llevó a cabo un análisis de mercado, el cual señaló la posibilidad de obtener importantes beneficios en comparación con los costes de registro. El registro se llevará a cabo durante el año 2018. De cara al futuro, los trabajos se centrarán en optimizar la aplicación y reducir los costes.

El otro biocontrol maduro es un nemátodo, Heterorhabditis bacteriophora, dirigido a los insectos perjudiciales que atacan a diversos cultivos, incluida la diabrótica del maíz (Diaibrotica virgifera virgifera). Los gusanos llevan años usándose en la práctica para este fin, suministrados a los clientes en forma de polvo. Sin embargo, habitualmente la manipulación y el procesamiento reducen la eficacia y el período de validez del tratamiento, lo que supone un aumento de los costes.

Los investigadores del equipo pusieron en marcha un programa de cría diseñado para obtener gusanos con mayor contagiosidad y resistencia. Este proceso de cría se vio impulsado por el uso de marcadores genéticos. La cría cruzada de cepas dio como resultado una nueva cepa de nemátodos que contaba con la combinación de características buscada. Este proceso de cría continuará en el marco de proyectos de seguimiento que permitirán emplear la nueva cepa en la agricultura a gran escala con unos costes mucho menores que hasta ahora.

Otros estudios

Los resultados de las pruebas de muchas otras opciones de control biológico también alentaron al equipo BIOCOMES. Los investigadores trabajaron con un hongo que ataca a otros hongos y desarrollaron un tratamiento para las semillas que ayuda a proteger los cultivos de cereales frente a las enfermedades fúngicas. Además, el proyecto utilizó parásitos áfidos para controlar los insectos y gestionar las huertas, además de otro parásito para eliminar una polilla de la col. Tanto estas como muchas otras aplicaciones continúan en proceso de desarrollo.

«Nuestro proyecto ha demostrado que las pymes de control biológico y las organizaciones de investigación pueden colaborar en un proyecto de cierto volumen para lograr progresos importantes», señala el Dr. Köhl. Aparte de los propios productos de biocontrol, la comunidad científica también ha reconocido a BIOCOMES por su conocimiento de procesos. «Nuestros grupos de investigación estaban interesados en la manera en que unimos a todas las partes y evitamos conflictos relativos a los derechos de propiedad intelectual».

Los nuevos agentes de control biológico de BIOCOMES ayudarán al sector agrario europeo a eliminar progresivamente los plaguicidas sintéticos a la vez que se aumenta la producción. Con estos desarrollos, la era del uso de plaguicidas irá llegando gradualmente a su fin para dar paso a unas soluciones más inteligentes y respetuosas con el medio ambiente.

Información relacionada

Palabras clave

BIOCOMES, biocontrol, plaguicida, control biológico, nemátodo, insectos perjudiciales, agricultura
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba