Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

H2020

CARDI-ACHE — Resultado resumido

Project ID: 655502
Financiado con arreglo a: H2020-EU.1.3.2.
País: Reino Unido
Dominio: Salud

El ejercicio: queda demostrado que beneficia a la salud

El mensaje «El ejercicio es medicina» ha sido respaldado por estudios sobre el impacto de la cicatrización cardiaca que se percibe en algunos atletas. El proyecto descubrió que las «maladaptaciones» cardíacas que se observan en atletas que llevan realizado deporte toda la vida probablemente apenas tengan importancia clínica.
El ejercicio: queda demostrado que beneficia a la salud
Se sabe que el ejercicio regular mejora la salud cardiovascular y la longevidad. Por ello, la Organización Mundial de la Salud recomienda a los adultos que realicen 150 minutos a la semana de actividad física de intensidad moderada. No obstante, estudios recientes indican que unos volúmenes elevados de ejercicio de resistencia de intensidad alta, agudos y/o mantenidos durante toda la vida, pueden provocar maladaptaciones cardíacas. Estas incluyen unas mayores concentraciones de biomarcadores, que indican daños en el cardiomiocito, y la presencia de tejido cicatricial en el corazón de atletas supuestamente sanos.

Se ha observado fibrosis de miocardio en entre un 12 y un 50 % de las personas que han entrenado durante toda su vida, lo cual indica la cicatrización del tejido cardíaco que suele observarse en pacientes con enfermedades cardiovasculares. Estas maladaptaciones cardíacas son muy inesperadas y difíciles de explicar en personas aparentemente sanas.

Junto con la fibrosis de miocardio, se han detectado elevaciones provocadas por el ejercicio de gran intensidad en los niveles de troponina cardíaca (cTn), lo cual suele reflejar daños en el miocardio y predicen futuros problemas cardiovasculares y mortalidad asociada a estos.

Para determinar la importancia clínica de estos factores, el proyecto financiado con fondos europeos CARDI-ACHE estudió el valor de pronóstico de la liberación de biomarcadores cardíacos inducida por el ejercicio y las consecuencias funcionales de la cicatrización del miocardio en la población atlética. El proyecto también valoró la posible asociación entre los daños de cardiomiocito y los marcadores de tejido cicatricial cardíaco.

El coordinador del proyecto, el profesor Keith George, basado en la Universidad John Moores de Liverpool (LJMU), Reino Unido, afirma que «estos estudios son importantes, dado que está aumentando rápidamente el número de personas que realizan ejercicio de resistencia competitivo en Europa y en el resto del mundo. Esto se produce en un contexto en que los medios de comunicación más populares suelen abordar los posibles efectos dañinos del ejercicio de resistencia de un modo muy desequilibrado. Estos datos alternativos pueden provocar que la población en general mantenga su estilo de vida sedentario e insano, y no comience a realizar ningún tipo de ejercicio».

Llegar al quid de la cuestión

Para realizar una valoración exhaustiva de la función y estructura morfológica del corazón de un atleta veterano, el proyecto empleó imágenes de esfuerzo (ecocardiogramas) combinadas con mediciones de IRM cardíacas. CARDI-ACHE también recogió muestras de sangre para realizar análisis de nuevos biomarcadores cardíacos (ST-2 soluble y troponina cardíaca de alta sensibilidad I).

«Estos métodos son un grandísimo avance en las ciencias cardiovasculares», afirma el doctor Thijs Eijsvogels, investigador principal del proyecto. El proyecto también fomentó útiles contactos en red, «por ejemplo, la IRM es la valoración estándar por excelencia de la morfología cardíaca y para la fibrosis; nosotros pudimos acceder a esta técnica gracias a colaboraciones estrechas con el sector clínico». Las otras herramientas empleadas por CARDI-ACHE, tales como las imágenes de esfuerzo, constituyeron métodos excepcionales para valorar el funcionamiento regional y global, así como para relacionar la estructura cardíaca con el resultado funcional. «Se trata de una herramienta que estamos desarrollando activamente en la LJMU y, ahora, en la Universidad de Radboud en los Países Bajos», añade.

La presencia de cicatrización del miocardio no afectó al funcionamiento cardíaco global, aunque se observaron ciertos cambios regionales en el funcionamiento en algunas zonas de tejido cicatricial colocalizadas. Por último, los biomarcadores de cicatrización de miocardio aumentaron considerablemente tras el ejercicio, aunque no se estableció ninguna relación con marcadores de daños de cardiomiocito.

El profesor George explica los resultados: «en conjunto, las "maladaptaciones" cardíacas que suelen observarse en atletas de por vida parecen tener solo una relevancia clínica menor. Estos resultados son coherentes con estudios anteriores que indican una mayor esperanza de vida en atletas respecto a la población general y respaldan el concepto de que "El ejercicio es medicina"».

Aclaración del mensaje de salud pública

El descubrimiento claro de que no debemos dudar de que el ejercicio es esencial para una buena salud es significativo para los responsables del asesoramiento en materia de salud pública. No obstante, el proyecto tuvo que afrontar ciertos desafíos para llegar a tal conclusión.

El enfoque multidisciplinario de CARDI-ACHE supuso un reto, especialmente teniendo en cuenta la corta duración del proyecto (dos años). Tal como explica el doctor Eijsvogels, «específicamente, tuvimos que captar a un grupo de atletas que realizaron ejercicio de resistencia toda la vida y participaron en un estudio hace ocho años, y convencerles de que participasen en un estudio de seguimiento». El equipo también colaboró estrechamente con colegas del sector clínico para llevar a cabo una evaluación exhaustiva del corazón de un atleta veterano. A pesar de lo reducido del plazo, CARDI-ACHE logró completar los estudios que habían previsto.

El proyecto CARDI-ACHE ha captado una gran atención a escala internacional y, en junio de 2017, el doctor Eijsvogels recibió el New Investigator Award (premio para investigador novel) del American College of Sports Medicine por su novedoso trabajo en materia de fisiología cardiovascular.

«Nuestra investigación tiene por objetivo proporcionar importantes datos nuevos tanto para personas que realizan ejercicio de resistencia, como para las instancias decisorias en materia de salud pública», añade el profesor George.

La aportación del proyecto a este objetivo ha recibido reconocimiento: una de las publicaciones de CARDI-ACHE ha obtenido el premio al mejor artículo científico («Best Paper Award») en 2018 de la European Journal of Sport Science.

Palabras clave

CARDI-ACHE, corazón, cardíaco, ejercicio, cicatrización, salud, daños de cardiomiocito, cicatrización del miocardio, atletas
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba