Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Prevenir y remediar la degradación de los suelos en Europa

Un proyecto financiado con fondos europeos ha reunido a un equipo multidisciplinario de toda Europa para adoptar medidas prácticas con las que conservar la salud y la fertilidad de los suelos. Desde Islandia hasta Chipre, los investigadores recabaron información detallada sobre la distribución geográfica de nueve amenazas para el suelo, cómo influyen en las funciones del suelo y en los servicios ecosistémicos y qué medidas se pueden adoptar para evitar que se degrade el suelo en mayor medida.
Prevenir y remediar la degradación de los suelos en Europa
La degradación del suelo es un fenómeno preocupante tanto en la Unión Europea como en el resto del mundo. Una cantidad considerable de la superficie de Europa está sometida a un proceso de erosión que afecta a más de cien mil hectáreas al año. Además, el sellado del suelo, la cobertura permanente del suelo mediante edificios e infraestructuras, provoca la pérdida de más de mil kilómetros cuadrados de tierra productiva cada año.

Si además tenemos en cuenta que el proceso de formación del suelo es extremadamente lento, los suelos fértiles deben vigilarse, protegerse y conservarse para garantizar que la capacidad de producción y otras funciones importantes del suelo no se pierden ni se reducen.

Dada la importancia del suelo, el proyecto financiado con fondos europeos RECARE (Preventing and Remediating degradation of soils in Europe through Land Care) se puso en marcha en noviembre de 2013 para generar medidas de prevención, remediación y recuperación eficaces. Pese al abundante corpus de conocimientos que existe sobre las amenazas para el suelo que hay en Europa, los conocimientos están fragmentados e incompletos.

Las nueve amenazas al suelo de Europa

La degradación del suelo se debe a una amalgama de factores biofísicos, socioeconómicos y políticos, todos los cuales varían de un lugar a otro de Europa. Se examinaron por tanto diecisiete casos prácticos para dar con respuestas adecuadas mediante la combinación experiencia a escala mundial con conocimientos locales.

Expertos en edafología ofrecieron una idea general y exhaustiva de los peligros que amenazan la productividad agrícola y el medio ambiente. Las amenazas al suelo definidas son erosión, salinización, compactación, sellado, desertificación, inundaciones y corrimientos de tierras, las cuales provocan una pérdida de materia orgánica y fertilidad, contribuyen a la contaminación y reducen la biodiversidad del suelo. «RECARE definió las amenazas al suelo y también generó descripciones de la degradación del mismo, indicadores clave, métodos con los que evaluar amenazas, efectos sobre otros tipos de amenazas para el suelo y las consecuencias sobre las funciones del suelo», explica el coordinador del proyecto el profesor Coen Ritsema.

RECARE también produjo una revisión de posibles medidas a aplicar para combatir estas amenazas para el suelo. Por ejemplo, en una región montañosa pequeña de Suiza, en la que es frecuente que se produzca erosión hídrica del suelo —por el impacto de la lluvia o por erosión acanalada y en arroyo—, los investigadores utilizaron un dispositivo denominado «Dyker» para producir presas pequeñas entre surcos en el patatal. Los resultados mostraron menos indicios de erosión en comparación con surcos sin tratar.

Este proyecto también examinó la erosión posterior a incendios en una región montañosa y árida de Portugal donde las sequías estivales prolongadas agravan el riesgo de incendio forestal. Ensayos de campo recientes realizados en el estudio práctico de Portugal mostró que la cubrición empleando residuos de tala forestal, muy abundantes en esta región, puede ser muy eficaz de cara a reducir la erosión en zonas quemadas hace poco tiempo.

En noruega, la erosión provocada por inundaciones y corrimiento de tierras es una gran amenaza para los suelos, debido a que las inundaciones provocan un aumento notable de las cargas de nutrientes y sedimentos en suspensión. El estudio práctico mostró que las presas de retención en zonas forestales pueden evitar las escorrentías fluviales rápidas y excesivas.

La investigación en Chipre se dedicó a la erosión del suelo en terrenos montañosos escarpados. Ciertas comunidades rurales de montaña convirtieron gradualmente amplias zonas de este tipo en terrazas de labranza. No obstante, el descenso de la población en estas zonas y los elevados costes que supone producir en estos terrenos implica que muchas terrazas no se cultiven ni mantengan más. Esto puede el derrumbe en cadena de los muros que delimitan los bancales.

«RECARE ensayó y compartió una amplia gama de tecnologías eficaces a la hora de adoptar medidas de prevención, remediación y recuperación en la lucha contra las amenazas al suelo», declaró el profesor Ritsema. Las estrategias de gestión del suelo propuestas por el proyecto protegerán a largo plazo los suelos y los servicios ecosistémicos relacionados en distintas zonas de toda Europa.

La iniciativa aún no ha llegado a su fin, pero sus últimos resultados ya pueden consultarse en el nodo informativo exclusivo de RECARE. Los resultados de la investigación se ofrecen sin cargo alguno a científicos y todos aquellos que trabajan en la protección del suelo o ejercen labores de asesoría para beneficio de la sociedad.

Información relacionada

Palabras clave

RECARE, amenazas al suelo, Europa, degradación del suelo, erosión del suelo
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba