Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Europa y la producción de cereales menores

Cada cereal tiene una concentración y composición de compuestos nutricionales y antioxidantes muy distinta. Por tanto hay un interés creciente en aumentar la producción de variedades de cereal para diversificar las dietas.
Europa y la producción de cereales menores
Los cereales principales, el trigo, la cebada y el maíz suponen el 85 % de los cereales cultivados y producidos a escala mundial. No obstante, dependen del uso intensivo de fertilizantes artificiales, plaguicidas y energía y también son más vulnerables a las presiones medioambientales como la sequía y las enfermedades de los cultivos.

El centeno, la avena y los tipos de trigo espelta, farro y escanda se cultivan a una escala mucho menor y se consideran cereales menores. A pesar de ofrecer una producción menor, cada vez se cultivan más debido a que se adaptan mejor a la agricultura orgánica, precisan menos insumos de fertilizantes y plaguicidas y tienen una resiliencia mayor.

El proyecto financiado con fondos europeos HEALTHYMINORCEREALS (An integrated approach to diversify the genetic base, improve stress resistance, agronomic management and nutritional/processing quality of minor cereal crops for human nutrition in Europe) se diseñó para mejorar el cultivo y la producción de cereales menores. La razón es que para lograr una dieta saludable es necesario diversificar los alimentos para alcanzar la máxima absorción posible de micronutrientes y compuestos bioactivos. Es más, «los cereales menores tienen un potencial enorme en la agricultura sostenible en la que la producción es además respetuosa con el medio ambiente», añade la Dra. Dagmar Janovska, coordinadora del proyecto.

Nuevas variedades de cereales menores con características mejoradas

HEALTHYMINORCEREALS utilizó métodos vanguardistas para realizar una caracterización genética y un fenotipado de más de ochocientos genotipos de cinco especies de cereales menores como la espelta, el centeno, la avena, la escanda y el farro. Muchas variedades de cereales menores y sus parientes silvestres han dejado de emplearse pero se han conservado en bancos genéticos europeos durante años. «El objetivo fue identificar características genéticas prometedoras en favor de la producción, la resistencia a enfermedades fúngicas importantes, un uso más eficaz de los fertilizantes, la calidad nutricional la idoneidad para su procesamiento en alimentos y otros rasgos positivos», explicó la Dra. Janovska.

Los cereales tienen una elevada concentración de compuestos antioxidantes que eliminan los radicales libres enormemente tóxicos y por tanto reducen el estrés oxidativo y las enfermedades inflamatorias. Los investigadores al cargo del proyecto analizaron especies de cereales menores en busca de compuestos fenólicos, ß-glucano y fibra dietética. Curiosamente, descubrieron que algunas especies de cereales menores contienen una concentración mucho mayor de antioxidantes en comparación con las variedades de trigo común que más se cultivan hoy en día.

Además, los cereales menores son más robustos y resilientes y por tanto más capaces de soportar condiciones climáticas adversas y resistir ciertos tipos de enfermedades de los cultivos. También se trabajó en la optimización de las condiciones de cultivo en cuatro países europeos con distintos climas y suelos, y más aún en la fertilización orgánica. Los socios de HEALTHYMINORCEREALS identificaron distintas variedades que crecían mejor en suelos marginales y que se adaptan bien a la agricultura sostenible.

Alimentos basados en cereales menores

En la fase final del proyecto, el consorcio organizó ensayos con participación de agricultores en los que se utilizaron las prácticas de gestión agrícola más prometedoras.Estas prácticas se investigaron en mayor medida en plantaciones comerciales en lugar de en centros agrícolas experimentales. Además, estudiaron procesos de molienda, extrusión y horneado para cereales menores con los que conservar el valor nutricional del cultivo. La seguridad y la calidad de los alimentos fueron una prioridad fundamental para el proyecto y se consideraron protocolos ampliables para su empleo a escala industrial.

Al tener en cuenta las diferencias regionales europeas, los socios consideran varios métodos con los que introducir los cereales menores en el mercado. La Dra. Janovska confía en que «HEALTHYMINORCEREALS influirá en gran medida en el cultivo y el consumo de cereales menores en Europa, ofreciendo así una solución a los cambios medioambientales mundiales y a la cada vez mayor demanda de alimentos saludables».

Información relacionada

Palabras clave

HEALTHYMINORCEREALS, cereales menores, genotipo, agricultura, antioxidante
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba