Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

H2020

BIOCURE — Resultado resumido

Project ID: 663509
Financiado con arreglo a: H2020-EU.2.1.4.
H2020-EU.2.3.1.
País: Noruega
Dominio: Salud, Investigación fundamental

Los restos de la cáscara de huevo favorecen la cicatrización de heridas

Un investigación de la Unión Europea (UE) ha trasladado la capacidad protectora de la membrana de la cáscara de huevo (MCH) de los polluelos a las heridas abiertas «difíciles de curar».
Los restos de la cáscara de huevo favorecen la cicatrización de heridas
La cicatrización lenta de heridas crónicas constituye el denominado «círculo vicioso» de muchas enfermedades. La inflamación crónica, el exceso de proteasa (un factor de riesgo clave en la cicatrización) y la degradación tisular son las características distintivas de esta patología que pueden conducir a un mayor debilitamiento del paciente, incluido el deterioro de su salud mental. Es más, se sabe que los costes de asistencia sanitaria, ya de por sí elevados, aumentarán adicionalmente cuanto más tiempo pase la herida sin curar.

De los restos de cáscara de huevo a la cicatrización de heridas gracias a la financiación de Horizonte 2020

Gracias a una anhelada subvención proporcionada por el Instrumento PyME de Horizonte 2020, la empresa noruega Biovotec AS y su socio irlandés Fitnesse Medical Ltd han logrado transformar MCH procesada en un nuevo apósito para heridas, que puede acelerar la tasa de cicatrización y reducir los costes de asistencia sanitaria. Como señala el doctor Henri-Pierre Suso, coordinador del proyecto y director general de Biovotec: «La financiación de Horizonte 2020 ha permitido a Biovotec formular un nuevo producto de dispositivo médico, aumentar la producción y cubrir el coste por unidad, realizar todos los ensayos preclínicos necesarios e iniciar los ensayos clínicos».

MCH: el material maestro detrás de la cicatrización de heridas

La MCH es una alternativa rentable a los apósitos de colágeno empleados actualmente que, por lo general, son muy caros. El nuevo apósito está basado en un novedoso biomaterial derivado de la MCH, que se extrae de restos de cáscaras de huevo. La MCH protege al huevo y al polluelo durante su desarrollo y consiste en una fina capa de revestimiento estructural rica en proteínas que, al igual que la membrana extracelular de la piel, realiza funciones clave en la curación de heridas.

El compuesto de la membrana se purifica a partir de desechos de la industria de producción de huevos y, seguidamente, se muele para formar un polvo que se incorpora finalmente al apósito para heridas. El producto se asemeja a un apósito hidrocoloide flexible y transparente que se pone directamente sobre la herida y se cubre con cualquier apósito secundario a base de espumas poliméricas o fibras de algodón. Por tanto, puede usarse en heridas de cualquier tamaño y forma.

La MCH inicia el proceso de cicatrización gracias a toda una serie de propiedades. Estas ayudan a reducir el daño tisular en una situación de inflamación crónica. Además, se une a metaloproteinasas de matriz (MMP) para reducir su presencia en la herida. Las MMP constituyen un factor de riesgo clave en la cicatrización lenta de heridas. La MCH favorece también la formación «de novo» de tejido conjuntivo y vasos sanguíneos microscópicos durante el proceso de cicatrización.

Apropiado para heridas de cualquier tamaño, forma o tipo

El mercado global para el apósito de MCH es enorme y está valorado en aproximadamente 3 000 millones de dólares estadounidenses en todo el mundo, una cifra que se espera aumente de forma sostenida. Actualmente, el objetivo principal de Biovotec, las úlceras venosas en las piernas, afectan al 1 % de la población y el 3 % de estas personas tiene más de 80 años. Además, debido al envejecimiento de la población y las enfermedades del primer mundo como la obesidad, se prevé que aumente la incidencia de las úlceras venosas en las piernas.

El producto parece ser adecuado para cualquier tipo de herida, incluidas las llagas y las úlceras relacionadas con la diabetes. El apósito se ha diseñado en colaboración con los principales médicos europeos en el campo a fin de satisfacer las estrictas exigencias planteadas por las diversas prácticas. La compatibilidad con todos los tipos de apósitos secundarios, la facilidad de aplicación tanto en heridas secas como húmedas y la capacidad de adaptarse a cualquier forma molesta resultante de un movimiento, por ejemplo el del codo al cortar, se consideraron como criterios básicos para los usuarios finales.

El coste de las heridas no cicatrizadas constituye uno de los principales retos sanitarios y BIOCURE cree que el abordaje de este problema diferenciará al apósito de Biovotec de la competencia. «Reducir el coste por paciente sin comprometer el nivel de asistencia es fundamental y creemos que esta relación coste-beneficio marcará una diferencia para el apósito transparente a base de MCH», recalca el doctor Suso. «Nuestro objetivo es comercializar el producto a un precio significativamente más bajo que muchos de los tratamientos biológicos para heridas disponibles actualmente en el mercado de la UE».

Próximos pasos

Una vez finalizados con éxito los estudios preclínicos, BIOCURE se ha propuesto concluir todos los estudios clínicos y demostrar que el apósito es seguro y eficaz. «Hemos presentado nuestro informe a la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios, un requisito previo para poder evaluar clínicamente nuestro dispositivo médico. Esto nos permitirá acceder al marcado CE y la comercialización en el año 2019», concluye el doctor Suso.

Palabras clave

BIOCURE, herida, apósito, cicatrización, Biovotec
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba