Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

H2020

SafeAST — Resultado resumido

Project ID: 691497
Financiado con arreglo a: H2020-EU.2.
H2020-EU.3.
País: Reino Unido
Dominio: Tecnologías industriales

Tecnología avanzada para la supervisión de tanques de almacenamiento

Un proyecto financiado con fondos europeos ha desarrollado una novedosa solución para supervisar los tanques de almacenamiento atmosférico (AST, por sus siglas en inglés) de superficie mediante pruebas ultrasónicas de largo alcance.
Tecnología avanzada para la supervisión de tanques de almacenamiento
Las fugas de tanques de almacenamiento oxidados, especialmente su suelo, son una fuente considerable de contaminación medioambiental. Los métodos actuales de inspección y reparación de AST no son adecuados, principalmente porque resultan costosos y requieren tiempo, además del vaciado y limpieza del tanque antes de la inspección, lo cual supone un riesgo para la seguridad de los trabajadores.

Otras limitaciones incluyen el hecho de que el programa de inspección se realiza asignando los mismos plazos, es decir, no se tiene en cuenta que el grado de degradación varía entre los diferentes tanques. Así, los tanques que requieren la máxima prioridad no siempre se inspeccionan ni reparan primero.

Para superar las deficiencias mencionadas anteriormente de los métodos de inspección actuales, el proyecto financiado con fondos europeos SafeAST ha desarrollado novedosas técnicas de comprobación ultrasónica de largo alcance para supervisar la corrosión en los suelos de los tanques de almacenamiento.

Técnica de evaluación no destructiva fiable

La detección de la corrosión en los suelos de los AST es esencial, en particular para los operadores de tanques de la industria petrolera y gasística. El consorcio del proyecto elaboró un nuevo concepto que implica la utilización de ondas ultrasónicas de largo alcance para una mejor supervisión de la corrosión en una selección de tanques de almacenamiento de petróleo y gas en servicio.

«A causa de su capacidad de propagarse a largas distancias, se utilizan ondas guiadas para controlar toda la superficie del suelo del depósito», señala la coordinadora del proyecto Kamer Tuncbilek. Esta novedosa solución utiliza un conjunto de transductores ultrasónicos instalados en la chapa de carillón del exterior de la puerta para recopilar periódicamente datos y compararlos con las señales de referencia.

El objetivo del método de supervisión con ondas guiadas no es sustituir el sistema actual, sino ofrecer información adicional sobre el estado del suelo del tanque en el periodo de tiempo que transcurre entre inspecciones internas. Entre los datos importantes que son relevantes para conservar la integridad del tanque figuran advertencias sobre la degradación de zonas del suelo que pueden requerir reparaciones antes del siguiente servicio previsto y una lista de prioridad con los depósitos que requieren más atención. Asimismo, también está disponible una predicción del grado de degradación que permite planificar las actividades de inspección y reparación. En caso de que no se detecten signos de degradación, puede justificarse la prolongación del intervalo entre inspecciones internas.

«Los transductores ultrasónicos se excitan mediante el sistema electrónico de generador de impulsos-receptor en torno al perímetro del suelo del tanque», comenta Tuncbilek. Tal como nos explica, los sensores permiten la transmisión de señales ultrasónicas de un lado a otro, abarcando suelos de tanques con una superficie de hasta 30 metros de diámetro.

Entonces los datos se utilizan para generar imágenes tomográficas de anomalías, por ejemplo relacionadas con una pérdida de grosor del suelo del depósito. Cualquier cambio en el estado del suelo del tanque, como una zona oxidada, se refleja en las señales y se compara con la señal de referencia. El ruido de referencia (las variaciones de señal a corto plazo causadas por ligeras diferencias en los niveles de líquido y temperatura del tanque) se separa de los cambios en el estado físico del suelo.

El sistema se ha instalado en dos tanques operativos en Europa y la capacidad de la técnica se ha comprobado en dos instalaciones de prueba en el Reino Unido. Las demostraciones se realizaron con unos suelos de tanque con medidas de 4 m y 8,5 m de diámetro, y empleando 48 sensores separados por la misma distancia en torno a sus circunferencias. Los socios del proyecto lograron detectar un defecto circular de 50 mm de diámetro, así como reconocer claramente múltiples defectos de 70 mm de diámetro.

Se prevé que la solución SafeAST propuesta contribuya a una mejor detección de defectos en AST, una mayor seguridad de los trabajadores y unos menores costes de inspección. La normativa actual requiere una inspección completa de cada tanque cada 10 años. Sin embargo, especialmente en el caso de los tanques más antiguos, su estado debe supervisarse con mucha más frecuencia.

Tal como destaca Tuncbilek, «el principal objetivo de la industria petrolera y gasística es ahorrar dinero sin perjudicar la calidad ni la seguridad. El fin era desarrollar un método para la supervisión de tanques de almacenamiento que reduzca considerablemente la contaminación y la interrupción de los servicios, ofreciendo pruebas que justifiquen la prolongación del intervalo entre inspecciones internas si no se detecta ningún tipo de degradación».

Palabras clave

SafeAST, tanque de almacenamiento, suelo del tanque, corrosión, comprobación ultrasónica, transductores ultrasónicos, tanque de almacenamiento atmosférico
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba