Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

H2020

HOMESKIN — Resultado resumido

Project ID: 636709
Financiado con arreglo a: H2020-EU.2.1.5.2.
País: Francia
Dominio: Energía, Medio ambiente

La tecnología de superaislamiento para edificios y construcciones alcanza la mayoría de edad

Unos compuestos avanzados basados en aerogeles están revolucionando la tecnología del aislamiento en el sector de la construcción. Tanto los edificios antiguos como nuevos de toda Europa se verán beneficiados, puesto que la tecnología también aporta importantes ahorros de energía y una reducción de las emisiones.
La tecnología de superaislamiento para edificios y construcciones alcanza la mayoría de edad
La eficiencia energética se ha convertido en una destacada consideración en el sector de la construcción. Innovaciones como los materiales compuestos avanzados basados en aerogeles (AABC, por sus siglas en inglés), también denominados paneles de superaislamiento, se utilizan de formas ingeniosas para abordar el reto de la eficiencia energética.

En este contexto, el proyecto financiado con fondos europeos HOMESKIN ha desarrollado los AABC que presentan la menor conductividad térmica de todos los materiales de aislamiento del mercado. «Creamos un nuevo aislamiento que no es solo térmicamente superior, sino también mucho más fino, ligero, seguro y mejor en cuanto a reducción de las emisiones de los edificios», explica el doctor Brice Fiorentino, director de proyectos de innovación de Enersens France y coordinador del proyecto HOMESKIN.

Esto reviste especial importancia porque los edificios representan actualmente el 40 % del consumo de energía mundial y el 36 % de las emisiones de CO2 de la Unión Europea (UE). «Mejorando la eficiencia energética de los edificios, podemos reducir un 5-6 % el consumo de energía total de la UE gracias a un aislamiento eficaz y unas emisiones de CO2 un 5 % menores», revela el doctor Fiorentino.

Un mayor aislamiento en todos los aspectos

Cabe destacar que la nueva tecnología puede aplicarse tanto a edificios nuevos como antiguos, ya sea en el interior, como exterior o en azoteas. La tecnología fue desarrollada por diez socios de cinco países europeos, que incluían a los principales interesados en materia de construcción del mundo académico y la industria. «Tras muchas pruebas, logramos identificar el mejor material para fabricar paneles superaislantes no inflamables que fueran respetuosos con el medio ambiente», destaca el doctor Fiorentino. «El material basado en sílice ofrece un aislamiento tres veces más eficaz que cualquier material aislante estándar, además de presumir de un rendimiento acústico y excelentes propiedades mecánicas», añade.

Otra gran ventaja es que el aislamiento ocupa menos espacio que las actuales alternativas del mercado. «Esto significa que las paredes de cualquier casa o edificio pueden ser más finas, lo cual ahorra un valioso espacio interior», explica el doctor Fiorentino.

Por más de un motivo, HOMESKIN ha superado a las tecnologías más modernas. Logró una conductividad térmica superior, mejorando el aislamiento en por lo menos un 30 % y creando una de las soluciones de aislamiento más eficaces del mercado, de conformidad con todos los requisitos europeos.

Perspectivas de mercado prometedoras

Actualmente, el consorcio del proyecto pretende obtener la certificación CE para facilitar su comercialización, puesto que prevé una adopción a gran escala de su nuevo producto. «Si las soluciones de HOMESKIN se adoptan a gran escala, la tecnología podría reducir entre un 30 % y un 60 % el consumo energético de los edificios, en función de su antigüedad y de la zona climática», explica el doctor Fiorentino.

Comercialmente, esto tiene unas enormes repercusiones: la renovación de tan solo el 1 % del parque inmobiliario europeo (el cual tiene un total de 160 millones de edificios) cada año, supondría hasta 20 millones de m2 de nuevo aislamiento al año.

Desde el punto de vista medioambiental, teniendo en cuenta que se empezarán a renovar los edificios más antiguos que representan el 35 % del parque inmobiliario y el 57 % del consumo energético medio anual, «hemos estimado una reducción del 2,5 % del consumo mundial de energía al cabo de diez años y de más del 5 % al cabo de veinte años, así como una reducción del 30 % de las emisiones de CO2 de los edificios», concluye el doctor Fiorentino. A juzgar por estas cifras, los AABC van a revolucionar sin duda el aislamiento en el sector.

Desde el punto de vista económico, el proyecto HOMESKIN ha preparado el desarrollo industrial de una de las principales tecnologías facilitadoras esenciales para Europa. Según las últimas estimaciones, la fabricación de los materiales AABC debería generar una cifra de negocios de unos 73 millones de euros al año en 2027 y una tasa de crecimiento anual compuesto del 40 % (2017 a 2027) con la creación potencial de 300 puestos de trabajo en toda la cadena de valor.

Palabras clave

HOMESKIN, edificios, aislamiento, compuesto basado en aerogeles, construcción, eficiencia energética, consumo energético
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba