Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

H2020

CLIMCONFLICT — Resultado resumido

Project ID: 709185
Financiado con arreglo a: H2020-EU.1.3.2.
País: Irlanda
Dominio: Sociedad

Comprensión sobre si las condiciones ambientales pueden causar violencia

Muchos consideran el menor acceso a los recursos causado por los cambios climáticos inducidos por el hombre como un problema crítico de seguridad. La comprensión sobre si los patrones climáticos han influido en el pasado en los conflictos y cómo lo han hecho puede ayudar a arrojar luz sobre futuros puntos de conflicto.
Comprensión sobre si las condiciones ambientales pueden causar violencia
Ya existen pruebas de que las desigualdades de recursos naturales pueden desencadenar tensiones sociales, las cuales posteriormente pueden desembocar en conflictos. Sin embargo, por muy lógico que sea tal asociación, la propuesta de vínculos entre el clima y el conflicto resulta polémica.

El proyecto CLIMCONFLICT tuvo en cuenta hasta qué punto las estrategias de supervivencia de una sociedad medieval están al límite debido a las condiciones climáticas extremas y su impacto en la producción de alimentos y la seguridad. «Sigue sin haber suficientes estudios sobre hasta qué punto las condiciones climáticas pueden influir en los conflictos», afirma el investigador principal del proyecto, el doctor Francis Ludlow.

Con el fin de identificar y caracterizar toda la gama de posibles vínculos entre clima y conflicto, deben establecerse múltiples parámetros climáticos para una amplia gama de tipos de conflicto: pequeña y gran escala, organizados o espontáneos. «Un reto fundamental es decidir las vías complejas clima-conflicto subyacentes a las correlaciones observadas e identificar los contextos sociales y económicos que pueden aumentar la vulnerabilidad a los cambios climáticos y, de ese modo, incrementar el riesgo de violencia y conflicto».

Un rompecabezas complejo

Aplicando criterios de la climatología histórica, el proyecto pretendía reconstruir las condiciones climáticas del pasado empleando fuentes históricas y examinar como dichas condiciones influyeron en la sociedad. Los investigadores examinaron pruebas escritas del impacto climático del vulcanismo explosivo en unas crónicas medievales conocidas como los Anales irlandeses. Además, se analizaron pruebas de condiciones climáticas extremas basadas en los anillos de árboles. «Utilizamos el teleobjetivo de la historia para examinar cómo la humanidad ha influido y se ha visto influida por el entorno».

El doctor Ludlow descubrió que los Anales irlandeses presentan relatos directos que vinculan las condiciones climáticas con la violencia y el conflicto. En el año 1465, surgió violencia al menos parcialmente debido a la competencia derivada de la escasez de recursos. Los Anales de Connacht describen: «Fuertes heladas, nieve y tiempo tormentoso, de forma que no creció ninguna hierba en la tierra y ningún árbol brotó hasta la fiesta de San Brendan [16 de mayo], pero si un hombre era fuerte, se llevaría por la fuerza los alimentos del cura en la iglesia…»

Existen más puntos en los que los textos insinúan cierta vinculación (por ejemplo, entre las inclemencias del tiempo y los saqueos de iglesias de 1077). Algunos ejemplos similares son casos de migraciones internas o desplazamientos de la población en la Irlanda medieval con posible vinculación a las condiciones meteorológicas extremas o la hambruna.

Por tanto, pueden aprovecharse los abundantes registros en los Anales irlandeses de precipitaciones, temperaturas, vientos extremos y los efectos conexos (malestar social, escasez y hambruna, mortalidad masiva). Esto puede arrojar luz a la dinámica social que puede constituir el fundamento de cualquier relación clima-conflicto observada. Sin embargo, a pesar de sus puntos fuertes, los relatos de los Anales irlandeses no son completos y pueden complementarse con datos de archivos naturales.

Lectura de anillos

El crecimiento de los robles irlandeses está influido por las condiciones climáticas, como las temperaturas y las precipitaciones. Sin embargo, en Irlanda, suelen ser más sensibles a las precipitaciones de la primavera y el verano (más concretamente a la humedad del suelo). Un período concreto que examinó el proyecto mediante la anchura de los anillos fue entre los años 728 y 748, durante el cual los árboles presentan una considerable disminución del crecimiento en los años 737 y 738. «El nivel de esta disminución solo fue igualado unas pocas veces durante el resto del primer milenio», explica el doctor Ludlow.

«A pesar de la magnitud de la sequía que puede deducirse de los anillos de los árboles y del hecho de que los Anales irlandeses a menudo hagan constar la sequía, no hay ninguna mención específica sobre las condiciones meteorológicas en estos años en concreto».

El doctor Ludlow tuvo que recurrir a Inglaterra para encontrar una confirmación escrita sobre los robles en una descripción: «Una gran sequía [que] convirtió la tierra en yerma», durante el año 737, según datos de un continuador de la Historia eclesiástica de Bede.

Puede que los Anales irlandeses no mencionen la sequía, pero esto no significa que los textos guarden silencio sobre estos años. En los Anales del Ulster, el recuento de personas identificadas (y, por consiguiente, de la élite) como fallecidos en conflictos de 728 a 748 suele ser bajo, a excepción de un notable aumento de muertes violentas en 738. «Esto coincide visiblemente con la segunda sequía consecutiva de primavera-verano identificada a través de las pruebas independientes de los robles irlandeses», explica el doctor Ludlow.

Implicaciones actuales

Estos hallazgos son coherentes con las pruebas existentes sobre el vínculo entre la escasez relacionada con las condiciones meteorológicas y el aumento (incluso violento) de la competencia por los escasos recursos en otras regiones y épocas. «Sin embargo, ¿se trata únicamente de una coincidencia temporal al azar?», pregunta el doctor Ludlow. E incluso si no es al azar en este caso concreto, todavía debemos saber si las sequías u otras condiciones meteorológicas extremas, se corresponden sistemáticamente con un aumento de la violencia y el conflicto a lo largo de la historia de la humanidad».

Él cree que el camino a seguir está claro: si queremos responder a estas preguntas, se deben llevar a cabo comparaciones estadísticas entre múltiples sequías y examinar detenidamente los contextos históricos, socioeconómicos, culturales y políticos subyacentes para comprender los mecanismos que pueden vincular las condiciones extremas a determinadas repercusiones sociales. Como dice el doctor Ludlow: «Tenemos que comprender por qué estas repercusiones pueden cambiar a lo largo del tiempo y el espacio y cómo las experiencias pasadas pueden ser relevantes para nosotros hoy en día».

Palabras clave

CLIMCONFLICT, cambio climático, entorno, escasez de recursos, conflicto, puntos de conflicto, repercusiones sociales
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba