Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

H2020

EU-MERCI — Resultado resumido

Project ID: 693845
Financiado con arreglo a: H2020-EU.3.3.7.
País: Italia
Dominio: Energía

¿Cuál es la mejor forma de que la industria reduzca los costes energéticos?

Una base de datos sobre las mejores formas de ahorrar energía en determinadas industrias —una de las mayores bases de datos del mundo de su tipo— puede ayudar en las decisiones de inversión relacionadas con el ahorro de energía de las pequeñas empresas.
¿Cuál es la mejor forma de que la industria reduzca los costes energéticos?
Investigadores financiados con fondos europeos han recopilado un gran volumen de datos sobre eficiencia energética para ayudar a pequeñas y medianas empresas a tomar decisiones para reducir el uso de energía.

Las pymes representan alrededor de una tercera parte del potencial de ahorro energético en la Unión Europea (UE), pero a menudo no cuentan con los conocimientos técnicos o la información correcta para llevar a cabo las inversiones adecuadas, en particular cuando el plazo de amortización puede ser de algunos años.

En el marco del proyecto EU-MERCI, los investigadores crearon un portal web basado en los datos de miles de proyectos de eficiencia energética llevados a cabo por empresas desde 2005 con ejemplos sobre cómo el ahorro energético puede aplicarse en cada sector. «Estudiamos todos los distintos procesos y los analizamos con el objetivo de lograr un panorama general sobre lo que puede hacerse en un determinado sector», explica el coordinador del proyecto, Simone Maggiore, de la organización de investigación energética Ricerca sul Sistema Energetico, RSE spa, con sede en Milán, Italia.

La información proviene de literatura científica, empresas e informes empresariales, pero el proyecto también realizó estudios en industrias concretas. Aunque son anónimos, los datos son muy detallados. «Estos proporcionan toda la información técnica, cómo se ejecutaron los proyectos de eficiencia energética, cuáles fueron los componentes relevantes utilizados y el valor del ahorro en términos de eficiencia», cuenta el doctor Maggiore.

Se trata de una de las mayores bases de datos del mundo sobre eficiencia energética en industrias e incluye análisis de alrededor de 3 000 proyectos de ahorro energético. «A partir de ese análisis desarrollamos unos dos cientos ejemplos de buenas prácticas que pueden aplicarse, junto con los costes que conllevan», explica el doctor Maggiore, quien añade que la ventaja de la base de datos es que se basa en resultados reales de proyectos realizados sobre el terreno.

Clasificaciones de «buenas prácticas»

Los informes por sectores examinan la intensidad del uso energético en cada fase del proceso industrial identificando dónde pueden lograrse ahorros. «El desafío principal fue armonizar los datos de distintos países, puesto que la información se facilitó en distintas unidades», explica.

Cada caso de «buena práctica» se evalúa empleando indicadores cuantitativos clave de rendimiento desarrollados por el equipo del proyecto con el fin de medir la eficiencia, la eficacia y la sostenibilidad e incluye indicadores sociales, medioambientales, económicos y técnicos. Estos se recopilaron para asignarles una nota final y clasificarlos para determinar las formas más importantes de mejorar la eficiencia energética.

«Para cada sector industrial existe una clasificación distinta, puesto que cada sector posee diferentes características», cuenta el doctor Maggiore. «Sin embargo, lo que pone de relieve es que todavía queda potencial para más ahorros energéticos en las industrias y que las partes interesadas deberían intentar ponerlas en práctica». Los sectores considerados son el del aluminio, amoniaco, cemento, cerámica, petróleo, cobre, alimentos y bebidas, vidrio, hierro y acero, maquinaria y artículos de papel, y se están investigando más ámbitos.

Facilitación de las decisiones de inversión con mayores plazos de amortización

La mayoría de las pymes invierte con un tiempo de amortización de dos a tres años, pero si los datos pueden demostrar que se pueden conseguir beneficios adicionales a lo largo de un plazo mayor, «es más probable que realicen esas inversiones adicionales», explica el doctor Maggiore.

«Los ahorros energéticos pueden ser superiores en condiciones específicas. La variación es enorme entre distintos sectores, pero en función de los precios de la energía, los ahorros pueden ser de alrededor del 5 % en algunas industrias o de hasta el 50 %, por ejemplo, en el sector de los alimentos y bebidas», destaca. Solo los alimentos y bebidas representan más del 10 % del consumo de energía de la industria de la UE y se pueden conseguir unos grandes ahorros a través de la reutilización y el reciclaje.

Algunos de los beneficios adicionales son la reducción de las emisiones y la contaminación y un incremento de la competitividad. «A estos no se les puede asignar un valor monetario, pero puede ser considerable», añade el doctor Maggiore.

Palabras clave

EU-MERCI, energía, eficiencia energética, pymes, cemento, industria alimentaria, aluminio, amoniaco, cerámica, cobre, vidrio, hierro, acero, maquinaria, artículos de papel, petróleo
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba