Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

H2020

OrbEEt — Resultado resumido

Project ID: 649753
Financiado con arreglo a: H2020-EU.3.3.1.
País: España
Dominio: Energía

Estrategia interior para aumentar la eficiencia

Mientras que la mayoría estudia lo que se puede hacer fuera de un edificio para mejorar su eficiencia energética, el proyecto financiado con fondos europeos OrbEET decidió centrarse en lo que sucede en su interior.
Estrategia interior para aumentar la eficiencia
El 40 % del consumo total de energía de la Unión Europea (UE) tiene lugar en edificios. Esto, a su vez, representa el 36 % de las emisiones totales de carbono de la UE (de las cuales como mínimo el 70 % pueden atribuirse al comportamiento de los ocupantes y a las actividades rutinarias que tienen lugar dentro de un edificio). Por lo tanto, para comprender verdaderamente cómo los edificios consumen energía y poder identificar con precisión donde se puede ahorrar, uno debe entrar en ellos.

«Dado que el comportamiento de los ocupantes es un factor determinante del consumo de energía, modificarlo puede tener una gran repercusión en la reducción de las necesidades y el consumo energéticos de los edificios», explica el responsable del proyecto OrbEET Dery Torres. «Esto es lo que se propone lograr el proyecto OrbEET».

Una nueva estrategia

La elaboración tradicional de modelos tiende a centrarse en factores estáticos del diseño de edificios, como los revestimientos, las fachadas y, hasta cierto punto, los electrodomésticos. Al tratar a los ocupantes de las viviendas como generadores de calor pasivos, estos marcos metodológicos ignoran el impacto que el comportamiento humano tiene sobre el rendimiento energético de los edificios.

Ante esta carencia, Torres y su equipo de investigadores decidieron adoptar una estrategia distinta. El resultado fue la creación de un marco holístico que analiza cómo, dónde, cuándo y por qué se utiliza la energía y cómo este comportamiento afecta la eficiencia energética de los edificios.

«El marco metodológico de OrbEET examina los procesos de la actividad, las características de las instalaciones y el comportamiento de los ocupantes y trata a estos como el principal catalizador de las actividades sostenibles», explica Torres. «Por consiguiente, la eficiencia energética se logra a través de la mejora gradual de la eficiencia de la organización, mientras que el rendimiento energético se equilibra de forma óptima con el rendimiento de la actividad y las preferencias de los ocupantes».

A jugar

El sistema OrbEET instala sensores por todo el edificio (desde las estaciones de trabajo hasta los radiadores y las salas de fotocopias), que controlan constantemente el consumo de energía y las condiciones medioambientales. Posteriormente se analizan los datos recogidos y se correlacionan como información. «Con esta información, los ocupantes no solo se conciencian sobre cómo se utiliza la energía, sino sobre su propio papel en el ahorro energético», explica Torres.

Uno de los principales resultados del proyecto fue la creación de un método sistémico de puntuación ocupacional en el ámbito empresarial. Este método permite obtener mediciones continuas y controlar en tiempo real el edificio en relación con el impacto que tienen las distintas actividades sobre su rendimiento energético. «Ante todo, el método proporciona información oportuna, relevante y personalizada a los ocupantes del edificio», añade Torres.

Para respaldar el proceso de cambio de comportamiento, esta información está disponible en varios formatos, como un divertido juego interactivo para teléfonos inteligentes. «Al examinar los datos a través de funciones lúdicas, la información se presenta de forma atractiva para los usuarios, de manera que se les incentiva aún más a cambiar su comportamiento», explica Torres. Además, los usuarios pueden acceder a la información a través de un portal de internet, así como en una pantalla de la oficina.

Éxito probado

Para probar y validar el proyecto, se eligieron cuatro edificios piloto por toda Europa. En el Palacio Imperial de Innsbruck, Austria, por ejemplo, los investigadores se centraron en la zona del museo y de eventos, junto con el espacio general de oficinas. Tras una prueba de doce meses, el edificio registró unos importantes ahorros energéticos de casi el 19 % (la mayor parte de los cuales provenían de la reducción del consumo de la calefacción y el alumbrado). Debido a este éxito, el sistema se está instalando ahora en ciento diez edificios históricos de todo Innsbruck.

Palabras clave

OrbEET, eficiencia de edificios, eficiencia energética, sostenibilidad, emisiones de carbono
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba