Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

H2020

CarNet — Resultado resumido

Project ID: 666449
Financiado con arreglo a: H2020-EU.2.3.1.
H2020-EU.3.4.
País: España
Dominio: Transporte y movilidad

Una fibra óptica de plástico para aumentar la velocidad y la fiabilidad de la transmisión de datos en coches

Satisfacer la demanda de los coches conectados exige el desarrollo de nuevos circuitos integrados para aplicaciones específicas (ASIC, por sus siglas en inglés) de comunicaciones gigabit y de largo alcance. Uno de los proyectos financiados con fondos europeos asume este reto.
Una fibra óptica de plástico para aumentar la velocidad y la fiabilidad de la transmisión de datos en coches
La industria automovilística afronta una serie de cambios revolucionarios y, mientras que el apetito del público por formas alternativas de energía, automatización y conectividad crece sin cesar, puede resultar difícil desarrollar la tecnología necesaria que respalde esta evolución.

En cuanto a la conectividad, CarNet analizó detenidamente las barreras actuales con que tropiezan lo que se denominan «aplicaciones para sistemas avanzados de asistencia al conductor». «Si se ponen en práctica adecuadamente, estas aplicaciones pueden salvar vidas y ayudar a conducir de forma segura», explica Carlos Pardo, director general y cofundador de Knowledge Development for Plastic Optical Fibres (KDPOF), empresa que está detrás del proyecto CarNet.

Sin embargo, la demanda de datos ha dejado desfasados los medios para poder acceder a esta información de forma rápida y fiable. Las vibraciones de los coches, así como su calor e interferencias electromagnéticas, pueden constituir obstáculos: estos factores hacen que las redes de comunicaciones tradicionales no sean fiables. «Además, no son capaces de superar velocidades de 150 Mbps, lo cual significa que toda la información es demasiado lenta para que pueda ser útil», explica Pardo.

Para resolver este problema, CarNet se propuso iniciar el proceso de desarrollo de productos adoptando un enfoque de la calidad que garantizara el cumplimiento de los requisitos de la industria automovilística. «KDPOF ha desarrollado y patentado una tecnología de vanguardia de bajo coste que permite la transmisión de datos a una velocidad de hasta 1 Gbps. Dado que nuestra tecnología utiliza fibra óptica de plástico (POF, por sus siglas en inglés), supera todas las dificultades del entorno del interior del vehículo», señala Pardo.

Tras haber lanzado con éxito una serie de circuitos integrados para aplicaciones específicas (ASIC, por sus siglas en inglés) de comunicaciones gigabit y de largo alcance sobre POF, KDPOF se comprometió a dar los siguientes pasos para replicar y validar la tecnología con el fin de poner en práctica y estandarizar una solución fiable en el sector del automóvil. A través del proyecto CarNet, KDPOF pudo ajustar, probar y demostrar los beneficios de la tecnología gigabit de KDPOF para el mercado del automóvil.

El trabajo realizado durante los treinta y seis meses que duró el proyecto abarcó la finalización de todo el proceso de diseño de ASIC, su emulación y verificación, y la fabricación del prototipo y el embalaje.

El proyecto pudo, además, llevar a cabo la evaluación de la tecnología previa a la automoción y realizar pruebas preliminares y de cualificación, así como desarrollar un kit de evaluación preliminar para el sector del automóvil. Las tareas de diseño se aplicaron, examinaron y revisaron teniendo en cuenta la evaluación de las necesidades, los resultados de las pruebas de calificación y la respuesta de los clientes sobre la evaluación.

Pardo explica que se están dedicando muchos esfuerzos para dotar a los mercados objetivo de una amplia normalización de la tecnología que el equipo ha desarrollado. «Como sucede a menudo con las nuevas tecnologías, los retos consisten en garantizar a los clientes las prestaciones y los beneficios». El equipo está decidido a convertir esta tecnología en un estándar del sector para la comunicación en el interior de vehículos y les complace decir que su tecnología ha sido integrada en varias aplicaciones que actualmente se incorporarán en plataformas automovilísticas en desarrollo.

El público en general puede esperar ver esta tecnología ampliamente adoptada, puesto que promete redundancia de seguridad para la conducción autónoma. El objetivo de esta redundancia es evitar que los coches autónomos se bloqueen en caso de que de alguna forma se desactive la red troncal. «La segunda red troncal también podría ser óptica, o incluso de cobre. Los análisis de fiabilidad muestran que contar con una redundancia tecnológica como la fibra óptica y el cobre yuxtapuestas, presenta la mayor fiabilidad», añade Pardo.

Aunque el proyecto ya ha logrado todos sus objetivos, el equipo no se duerme en los laureles. Una vez finalizado el proyecto CarNet, KDPOF se centra en la investigación y el desarrollo (I+D) en el ámbito del desarrollo de unas velocidades considerablemente superiores a 1 Gbps para los sistemas de comunicación óptica del sector automovilístico, con el fin de hacer frente a la demanda de unas tasas de datos cada vez mayores en coches autónomos y conectados.

Palabras clave

CarNet, coches autónomos, seguridad, fibra óptica de plástico, ADAS, Ethernet automovilística, coche eléctrico, POF, coche conectado
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba