Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

H2020

COcOAB — Resultado resumido

Project ID: 701250
Financiado con arreglo a: H2020-EU.1.3.2.
País: Italia
Dominio: Salud, Investigación fundamental

¿Es verdad que las personas ciegas oyen mejor?

El cerebro humano tiene una gran plasticidad, especialmente el centro de procesamiento visual, pero la función de esta zona del cerebro que se organiza de nuevo en la ceguera todavía es un tema de intenso debate.
¿Es verdad que las personas ciegas oyen mejor?
Una enorme cantidad de pruebas de imágenes neurológicas indican la aparición de información no visual en las personas ciegas. Con el fin de proporcionar una plataforma para posteriores investigaciones sobre la naturaleza de esta actividad cerebral, el proyecto financiado con fondos europeos COcOAB utilizó la magnetoencefalografía (MEG). Esta técnica ayudó a determinar el papel no visual que desempeñan las regiones occipitales (córtex visual) del cerebro.

Además, los investigadores comprobarán si existía alguna interacción entre esta región y otras redes funcionales que participara en funciones no visuales. «Esto determinará si el córtex visual está integrado en las nuevas redes funcionales que cumplen funciones no visuales en humanos invidentes», explica el coordinador del proyecto, el doctor Olivier Collignon.


Un paradigma novedoso

La MEG determinó la actividad de las ondas cerebrales en las neuronas. Las pruebas se llevaron a cabo en el Center for Mind/Brain Sciences (CIMeC), de la Universidad de Trento, Italia. Se mejoró un protocolo anterior y se realizaron algunos ajustes en las condiciones originales del test para que se adecuara a la población sometida a las pruebas integrada por veinte personas videntes.

La sesión de MEG empieza con una evaluación del umbral auditivo para determinar la amplitud que genera aproximadamente una tasa de detección del 50 % de los estímulos. «La idea es que cualquier variabilidad perceptiva puede atribuirse a modulaciones de los estados cerebrales del sujeto», explica la doctora Valeria Occelli, directora de la investigación.

Durante la tarea principal, los resultados que se registraron provenían de estímulos (sonidos en el umbral, sonidos que superan el umbral y estímulos que no son sonidos). Los participantes deben indicar (pulsando botones) si oyen o no el sonido. «A diferencia del estudio original, nuestro experimento tiene una estructura de ensayo. Los estímulos implicaban el uso del habla en lugar de ruidos blancos, puesto que creemos que los primeros tienen más validez desde un punto de vista ecológico», destaca la doctora Occelli.

La plataforma con los resultados es una base sólida para más investigaciones

Anteriores estudios mostraron que la actividad de las ondas cerebrales alfa antes del inicio del estímulo influye en la detección de los estímulos próximos cercanos al umbral y, por lo tanto, tiene una relevancia funcional en los resultados de los participantes. Los datos experimentales recopilados a partir de los participantes sin problemas de visión proporcionaron pruebas de que se trata de un paradigma prometedor para determinar la actividad previa a la estimulación.

La recopilación de datos en participantes invidentes está en curso y la colaboración entre la universidad de acogida, la Universidad de Trento, Italia, se ha ampliado un año para finalizar el estudio. «El desarrollo y la validación del nuevo paradigma costaron más de lo previsto tanto en términos de tiempo como de recursos. Además, la formación en materia de programación para la tarea requirió mucho tiempo», explica la doctora Occelli.


La continuación de la línea de investigación está en el punto de mira

COcOAB pretende utilizar los datos futuros de los sujetos invidentes para respaldar la teoría de que la función del córtex visual se modifica con el inicio de la ceguera. Además, puede determinarse el efecto de la edad en el inicio o la duración de la carencia visual. El doctor Olivier Collignon resume: «Esto nos permitirá recopilar una información sin precedentes sobre la relevancia funcional de la actividad no visual del córtex occipital de las personas ciegas».

El proyecto COcOAB tiene la posibilidad de demostrar que el córtex visual no es específico del procesamiento visual e interviene en la percepción general del entorno de las personas ciegas o con discapacidad visual. «La confirmación de esta hipótesis sería una sorprendente demostración de que las regiones occipitales de las personas ciegas (donde convergen las informaciones auditivas) se integran de forma dinámica en el procesamiento de determinadas tareas relevantes desde un punto de vista funcional, en lugar de activarse únicamente de forma conjunta», añade la doctora Occelli.

Palabras clave

COcOAB, invidente, córtex visual, magnetoencefalografía (MEG), funciones no visuales
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba