Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

De los monzones de Asia oriental a los chorros de Júpiter, una nueva serie de modelos ayuda a interpretar los sistemas climáticos

Comprender el posible impacto del calentamiento global sobre la circulación a gran escala de la atmósfera y el océano resulta fundamental para estrategias como la mitigación y la preparación. Un proyecto ha logrado proponer un nuevo enfoque para que la modelización sea más sólida.
De los monzones de Asia oriental a los chorros de Júpiter, una nueva serie de modelos ayuda a interpretar los sistemas climáticos
El clima de la Tierra es muy complejo y se han elaborado modelos muy complicados para simularlo. Sin embargo, estos modelos pueden resultar tan difíciles de comprender como el propio clima, por lo tanto, poco se gana. Por otra parte, los modelos muy simples y comprensibles pueden ser poco realistas y no corresponderse con la realidad. La solución a este problema consiste en crear una jerarquía de modelos, que vaya de los simples a los complejos. Empleando esta jerarquía, el proyecto financiado con fondos europeos AtmosOcean (Response of the Atmospheric and Oceanic Circulation to a Warming Climate) ha sido capaz de comprender mejor el sistema climático y crear modelos precisos.

Sus hallazgos revelaron que, en lo respectivo al calentamiento global, los cambios en la circulación de la atmósfera son mucho más difíciles de predecir que los cambios relacionados con la temperatura. Según explica el investigador principal, el doctor Geoffrey Vallis: «Sabemos con mucha certeza que el planeta se calentará y que esto tendrá consecuencias, como el derretimiento del hielo polar. Lo que desconocemos es el impacto que esto tendrá en el clima y la meteorología regional, puesto que estos están relacionados con unas pautas de circulación cambiantes».

Herramientas adecuadas para una misión vital

El desarrollo de la jerarquía de modelos supuso un reto en diversos frentes. Hubo retos informáticos, como «crear un “software” fiable y sólido es difícil y requiere mucho tiempo», afirma el doctor Vallis, quien añade que decidir cómo encajar los modelos de distinta complejidad fue sumamente difícil desde un punto de vista científico.

En el día a día, el proyecto también tuvo que afrontar obstáculos logísticos y de financiación. «Los organismos de financiación son reticentes a financiar este tipo de actividad, porque los resultados a corto plazo no son patentes. Sin embargo, se necesitó financiación para contratar a personas con talento para diseñar el “software” y encontrar la manera de que todo encajara. Estamos muy agradecidos por el apoyo que recibimos de la Unión Europea».

Sin embargo, el proyecto superó todos estos escollos y el doctor Vallis pudo contratar a algunos jóvenes científicos con talento que ayudaron a que el proyecto construyera su novedoso marco modelo. «Hemos utilizado este marco para comprender características tan distintas como los monzones en Asia oriental y los chorros de Júpiter».

Modelización para otros planetas

«Nuestro objetivo era mejorar la comprensión de la atmósfera terrestre y su circulación, cómo esta circulación podría cambiar en el futuro con el calentamiento global y cuál es la relación entre la circulación de la Tierra y la de otras atmósferas planetarias. Me alegro mucho de que lo lográramos», comenta el doctor Vallis.

Sin embargo, esta era solo la primera fase de AtmosOcean. «Debemos llegar mucho más lejos en el desarrollo de modelos y aplicar también las herramientas que hemos creado a nuevas situaciones: al lejano pasado del clima de la Tierra y a las atmósferas de Venus, Júpiter y otros planetas», añade.

AtmosOcean tenía, además, el objetivo colaborativo de contratar a otros investigadores de este ámbito, tales como los de la Oficina Meteorológica del Reino Unido en Exeter y de instituciones de toda Europa. Esto era necesario para comprender distintos enfoques del problema, así como para aprovechar los conocimientos técnicos de los mejores científicos de ámbitos conexos. La red de expertos que se creó a lo largo del proyecto ayudará a revelar más secretos sobre los mecanismos complejos que impulsan las dinámicas atmosféricas.

Información relacionada

Palabras clave

AtmosOcean, calentamiento global, atmósfera terrestre, océano, cambio climático, mitigación del cambio climático
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba