Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

H2020

TraumiR — Resultado resumido

Project ID: 707362
Financiado con arreglo a: H2020-EU.1.3.2.
País: Países Bajos
Dominio: Salud

Predicción del TEPT con miRNA (microARN)

Investigadores del proyecto financiado con fondos europeos TraumiR están trabajando para determinar si los microácidos ribonucleicos podría ayudar a predecir la susceptibilidad de una persona para desarrollar trastorno por estrés postraumático.
Predicción del TEPT con miRNA (microARN)
El trastorno por estrés postraumático (TEPT) es un trastorno mental que puede manifestarse tras la exposición a un acontecimiento traumático amenazante, como una lucha armada, una agresión o una catástrofe natural. La enfermedad se caracteriza por síntomas como volver a experimentar el acontecimiento traumático mediante «flashbacks» o pesadillas recurrentes, evitar de forma constante todo aquello que recuerde el acontecimiento, estados de ánimo negativos o excitación extrema.

Aunque el 40-90 % de las personas sufren un acontecimiento traumático en algún momento de sus vidas, solo una pequeña parte (en torno al 7 % y el 12 %) desarrollan TEPT. Las personas con TEPT corren un riesgo de suicidio seis veces mayor y se estima que la pérdida de productividad anual asociada a este trastorno asciende a unos 3 000 millones de dólares estadounidenses. El coordinador del proyecto TraumiR, Laurence de Nijs, afirma: «Dado que no existe ninguna cura definitiva ni tratamientos eficaces para todos los pacientes, debemos centrarnos en las estrategias de prevención eficaces, en la intervención temprana y en la medicina personalizada. Para ello, necesitamos identificar marcadores que diferencien a las personas con alto o bajo riesgo de desarrollar TEPT después de sufrir una experiencia traumática, y eso es exactamente para lo que se diseñó el proyecto TraumiR».

El potencial del miRNA

El objetivo del proyecto financiado con fondos europeos TraumiR (microRNAs in susceptibility to traumatic stress) era determinar si los microácidos ribonucleicos (miRNA o microARN) podrían utilizarse como biomarcadores de la susceptibilidad para sufrir TEPT. Para identificar moléculas de miRNA candidatas a asociarse a la susceptibilidad a desarrollar TEPT tras la exposición a situaciones traumáticas en humanos, los investigadores emplearon muestras de sangre de una amplia cohorte de más de mil miembros del personal militar holandés desplegado en una zona de guerra activa en Afganistán. Aunque la mayoría de los soldados se expusieron a situaciones traumáticas, solo algunos de ellos presentaron signos de TEPT.

Mediante el uso de modernas técnicas de secuenciación y herramientas bioinformáticas, los investigadores identificaron diversos tipos de miRNA cuyas concentraciones sanguíneas eran diferentes entre quienes sufrían TEPT y quienes presentaban una buena salud mental. Al comparar los resultados de esas personas con los resultados obtenidos de la sangre de tres modelos de TEPT con animales, los investigadores observaron miRNA en común entre los ratones y los humanos.

Estos resultados se compararon también con perfiles de miRNA en la amígdala, una región cerebral que participa en el desarrollo del TEPT, lo que dio lugar a la selección de un miRNA candidato para futuras investigaciones.

Según afirma de Nijs: «Al final, logramos demostrar que este miRNA regula las anomalías de la memoria relativas al estrés asociadas con el TEPT. Estos interesantes resultados están siendo replicados y validados en una cohorte de veteranos de la marina de los Estados Unidos».

Un gran impacto potencial

Además de ofrecer información nueva sobre los mecanismos biológicos subyacentes a la diferente susceptibilidad al estrés traumático, el proyecto TraumiR dio también un primer paso hacia la disponibilidad de aplicaciones clínicas. El proyecto identificó perfiles candidatos de miRNA en la sangre que podrían predecir la susceptibilidad al estrés traumático, lo que sugiere que los miRNA podrían llegar a utilizarse como biomarcadores.

Gracias a esta investigación, pronto será posible mejorar la predicción de qué personas son más susceptibles a sufrir TEPT, lo que implica que podría diferenciarse a esas personas frente a las más resistentes mediante un simple análisis sanguíneo. Si se logra desarrollar y validar un biomarcador, esto podría tener un importante impacto sobre el terreno. De Nijs afirma: «Dado que resulta relativamente sencillo medir de forma objetiva los miRNA en la sangre, este método de detección podría ser aplicable a grandes comunidades, lo que tendría un enorme impacto sobre las poblaciones en situación de riesgo. Teniendo en cuenta la elevada prevalencia y la gran carga del TEPT, una reducción de tan solo el 5 % sobre la incidencia de este trastorno ya tendría un enorme impacto sobre nuestra salud y sobre la sociedad en su conjunto».

Palabras clave

TraumiR, trastorno por estrés postraumático, TEPT, salud mental
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba