Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

H2020

NewFert — Resultado resumido

Project ID: 668128
Financiado con arreglo a: H2020-EU.3.2.6.
País: España
Dominio: Tecnologías industriales, Alimentos y recursos naturales, Cambio climático y medio ambiente

Recuperación de nutrientes de los biorresiduos para la producción de fertilizantes minerales.

La escasez de agua, alimentos y otros recursos, así como la creciente acumulación de residuos, son algunos de los principales retos a los que se enfrentará la humanidad durante los próximos años. Un grupo de investigadores europeos ha descubierto una nueva solución de gestión de los nutrientes que permitirá aprovechar los residuos.
Recuperación de nutrientes de los biorresiduos para la producción de fertilizantes minerales.
Los biorresiduos —los residuos generados a partir de diversas fuentes biológicas— representan aproximadamente el 20 % de los residuos generados en la Unión Europea y pueden servir como recurso para obtener valiosos compuestos químicos, lo cual se encuadra en la economía circular. Por consiguiente, la valorización de los biorresiduos se considera un interesante enfoque alternativo para las políticas de gestión de residuos.

Una nueva generación de fertilizantes

En la actualidad, la mayoría de los fertilizantes dependen en gran medida de los recursos minerales fósiles para el suministro de nutrientes. La idea en la que se basó el proyecto financiado con fondos europeos NEWFERT era crear un concepto innovador para la industria de los fertilizantes que básicamente convirtiese las cenizas de distintos orígenes y las deposiciones de los animales en una nueva generación de fertilizantes. «Nuestro objetivo era desarrollar un programa de reciclaje de nutrientes para la producción de fertilizantes industriales que combinase los materiales fósiles y los biomateriales», explica el coordinador del proyecto y director de I+D de Fertiberia, Javier Brañas.

Los investigadores identificaron y analizaron más de cuarenta y cinco tipos distintos de biorresiduos de distintas zonas de Europa y seleccionaron diez para introducirlos en el proceso de producción de fertilizantes a partir de sus propiedades físicas y químicas. Para la producción de fertilizantes se utilizaron directamente cenizas con un elevado contenido en fósforo, potasio y nutrientes. Para las cenizas con nutrientes insolubles, los socios de NewFert desarrollaron nuevas tecnologías de biorrefinado con un bajo coste energético y de insumos que permitiese aumentar la recuperación de nutrientes como el fosfato.

Por otro lado, los científicos desarrollaron un proceso nuevo para liberar minerales fosfatos (estruvita) y el nitrógeno del estiércol de cerdo de una forma más rentable. Esto permitió reducir los costes al sustituir el reactivo tradicional por la acción de bacterias que crecen de forma natural en el medio y la creación de una celda electrolítica más eficiente para la recuperación de nitrógeno. Estas nuevas tecnologías incrementaron al máximo la capacidad de extracción y permitieron a los socios de NewFert obtener productos adecuados para la industria. «En su conjunto, estas materias primas nos han permitido producir fertilizantes minerales en la escala piloto con un 15 % de nutrientes a partir del reciclado de biorresiduos», afirma Brañas.

Superar los obstáculos para la producción de biofertilizantes

Al contrario de lo que se piensa de forma general, no todos los biorresiduos pueden utilizarse de forma efectiva como fertilizantes. Para ser adecuados, los biorresiduos deben presentar una concentración elevada de nutrientes que estén disponibles para la captación en la planta y deben, asimismo, estar exentos de componentes no deseables como patógenos, toxinas y metales pesados.

Por otra parte, es necesario superar otras barreras y obstáculos que afectan al transporte, la logística y la infraestructura de los sistemas de suministro de materia prima de biomasa. De acuerdo con Brañas: «Es necesario construir una próxima generación de plantas de fertilizantes que sea capaces de gestionar distintas materias primas de biomasa para producir materiales comercializables a partir de biorresiduos». Con el fin de facilitar esto, NewFert ha creado una guía de los criterios de aceptación preliminares para determinar qué biorresiduos pueden utilizarse como materia prima para la producción de fertilizantes.

En su conjunto, el proyecto apoya la transformación que busca Europa hacia una economía circular sostenible que cuente con unos esquemas de producción eficientes en cuanto a la utilización de recursos. Se espera que la aplicación de la tecnología de NewFert a escala europea reduzca la dependencia respecto a las materias primas y la necesidad de importar fosfato y potasio. Esto podría traducirse en la reducción de los costes de importación, la mejora de la gestión de los biorresiduos de forma sostenible a través de la economía circular y, como consecuencia de ello, la promoción y la diversificación del empleo en las comunidades rurales de Europa.

Como siguiente paso, Brañas tiene previsto un proyecto de demostración a escala europea en el que participarán agricultores y productores de biorresiduos para validar los nuevos fertilizantes y tecnologías desde un punto de vista agrónomo, industrial y económico. «Para el éxito en el despliegue comercial de estos nuevos fertilizantes minerales verdes es fundamental generar confianza entre los consumidores», señala.

Información relacionada

Palabras clave

NewFert, fertilizante, biorresiduo, bioproducto, economía circular
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba