Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

H2020

ReconsolidationDynamics — Resultado resumido

Project ID: 659221
Financiado con arreglo a: H2020-EU.1.3.2.
País: Países Bajos
Dominio: Investigación fundamental

Desterrar los malos recuerdos para siempre

Los malos recuerdos que asaltan constantemente nuestros pensamientos diarios pueden favorecer el desarrollo de patologías crónicas como el trastorno por estrés postraumático (TEPT) y las fobias. Una investigación reciente de la Unión Europea trabajó en la modificación de los efectos de las malas experiencias del pasado.
Desterrar los malos recuerdos para siempre
Un tratamiento común para los trastornos de ansiedad es la terapia de exposición, que se basa en la extinción y fomenta que el paciente use experiencias novedosas que pueden acelerar el aprendizaje de que una experiencia previamente peligrosa es ahora inofensiva. El inconveniente es que el miedo puede volver a hacer acto de presencia.

«Este riesgo de recaída pone de manifiesto la necesidad de desarrollar tratamientos duraderos», enfatiza el doctor Marijn Kroes, beneficiario de una beca Marie Skłodowska-Curie y que lideró la investigación en este ámbito de gran importancia social a través del proyecto ReconsolidationDynamics. Para desarrollar nuevas terapias para la ansiedad, el equipo investigó los mecanismos neuronales que subyacen a la modificación de recuerdos emocionales pasados específicos mediante la manipulación o «reconsolidación» de ese recuerdo.

Adiós a los viejos recuerdos, hola a los nuevos

Al explicar en qué consisten la consolidación y la reconsolidación, el doctor Kroes comenta: «Los nuevos recuerdos son inicialmente lábiles y sensibles a la manipulación pero se estabilizan con el tiempo durante un período de consolidación, tras el cual ya no son sensibles a las manipulaciones». No obstante, la investigación con animales no humanos ha demostrado que un breve recordatorio puede reactivar un recuerdo pasado específico y devolver temporalmente la memoria a un estado cambiante.

La reconsolidación tiene un gran potencial clínico, ya que puede favorecer la modificación permanente de recuerdos contraproducentes que contribuyen al desarrollo de trastornos psiquiátricos como el TEPT o la adicción. «Con todo, trasladar los resultados de la investigación en animales no humanos a seres humanos y pacientes ha sido difícil», señala el doctor Kroes.

Por qué la reconsolidación no siempre funciona

El doctor Kroes explica: «Descubrí que los recuerdos que involucran el conocimiento de los eventos relacionados con una experiencia no se modifican fácilmente, sino todo lo contrario, se fortalecen a través de la reconsolidación». Esto pone de relieve que las intervenciones clínicas basadas en la reconsolidación no están exentas de riesgos ya que, de hecho, pueden empeorar aún más las cosas para los pacientes si las intervenciones no tienen éxito.

En concreto, este es el caso en la traducción de recuerdos relacionados con el miedo condicionado para estímulos simples, como el dolor de la mordedura de una araña, a tipos de recuerdos que involucran asociaciones más complejas. «Aquellos que incluyen información sobre el contexto del entorno parecen ser más difíciles de modificar», puntualiza el investigador.

El estudio también reveló por qué los recuerdos emocionales pasados pueden ser tan difíciles de modificar. «Durante el período inicial de consolidación, las experiencias emocionales recién aprendidas son separadas de experiencias no emocionales contrapuestas dando lugar a recuerdos distintos a fin de salvaguardar los recuerdos emocionales de la interferencia», explica Kroes.

ReconsolidationDynamics desarrolló una nueva tarea para evaluar cómo experiencias emocionales más intensas derivan en una mayor generalización de las respuestas inducidas por el miedo. «También desarrollé una nueva prueba para investigar los recuerdos relacionados con el miedo en entornos contextuales y, actualmente, la estamos utilizando para estudiar la reconsolidación de estos tipos de recuerdos», añade el doctor Kroes.

Los investigadores buscaron a la vez métodos alternativos para mitigar los recuerdos relacionados con el miedo y estudiaron el denominado aprendizaje de extinción. Este trabajo desveló que las nuevas experiencias aumentan el ritmo de aprendizaje de las regiones del cerebro responsables de la inhibición de las respuestas inducidas por el miedo.

Continúa la investigación sobre el tratamiento de modificación de la memoria

El análisis en curso de los datos permitirá identificar y cuantificar un marcador neuronal de reconsolidación que ayude a predecir la pérdida de recuerdos relacionados con el miedo condicionado en los seres humanos. «Estoy a punto de iniciar un estudio con roedores para responder a la misma pregunta», dice el doctor Kroes.

Al mismo tiempo, se están llevando a cabo experimentos con seres humanos y roedores para determinar cómo el contexto, la intensidad de una experiencia desagradable y la estructura cognitiva asociativa de los recuerdos emocionales actúan como condiciones de frontera críticas para inducir la reconsolidación. «El siguiente paso decisivo es investigar la modificación de recuerdos traumáticos reales en la vida diaria de los pacientes», concluye Kroes.

Palabras clave

ReconsolidationDynamics, recuerdos, reconsolidación, experiencias, miedo, TEPT, extinción, trastorno por estrés postraumático, estructura cognitiva asociativa
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba