Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

H2020

DE-STRESS — Resultado resumido

Project ID: 704995
Financiado con arreglo a: H2020-EU.1.3.2.
País: Irlanda
Dominio: Salud

Resiliencia al estrés: ¿un estado mental o intestinal?

Las afecciones psicológicas inducidas por el estrés, como la depresión, son los trastornos de salud mental con mayor prevalencia en todo el mundo. El proyecto de la Unión Europea (UE) DE-STRESS ha estudiado los factores que determinan la resiliencia y la susceptibilidad a sufrir estés.
Resiliencia al estrés: ¿un estado mental o intestinal?
Durante las tres últimas décadas, el estrés se ha ido considerando cada vez más como un factor de riesgo con un resultado negativo predeterminado. El estrés se asocia con una amplia gama de fenotipos con resiliencia al estrés en un extremo del espectro y de susceptibilidad en el otro.

El proyecto DE-STRESS ha identificado las posibles firmas biológicas asociadas con la resiliencia al estrés que podrían formar la base del desarrollo de tratamientos futuros para las psicopatologías inducidas por el estrés. «Más específicamente, nos centramos en el impacto sobre los sistemas neuroendocrino e inmunitario, la plasticidad sináptica, la expresión genética en el cerebro y el microbioma intestinal», explica el doctor Anand Gururajan, beneficiario de una Acción Marie Skłodowska-Curie (MSCA) que dirigió el proyecto DE-STRESS.

Los ratones relajados presentan distintas firmas moleculares en comparación con aquellos sometidos a presión

Los investigadores de DE-STRESS utilizaron varias técnicas diferentes para analizar un grupo de ratones que se clasificaron como resilientes o susceptibles de sufrir estrés social. Los ratones susceptibles presentaban una firma hormonal claramente diferente a la de sus compañeros relajados. En particular, presentaban unas concentraciones periféricas más altas de la hormona del estrés, la corticosterona (cortisol en los seres humanos) y también presentaban unas glándulas suprarrenales de mayor tamaño; este es el órgano encargado de liberar corticosterona hacia la periferia.

Por otra parte, la expresión del factor de liberación de corticotropina (Crf) en la corteza prefrontal de los ratones susceptibles fue superior. Este es un gen mediador de la liberación de corticosterona. «Nuestro hallazgo más sorprendente fue que la composición del microbioma al inicio parecía variar de forma conjunta con diversos desenlaces de la respuesta posterior al estrés. Este hallazgo es importante, dado que el análisis del microbioma en el período inicial permitía predecir cómo iba a responder un organismo ante el estrés», destaca el doctor Gururajan.

Obstáculos a la investigación y sus soluciones

El análisis de los datos sufrió un retraso y tuvo que repetirse debido al largo proceso de licitación de la institución de acogida. «Para uno de nuestros paquetes de trabajo, decidimos utilizar lo último en tecnologías de edición genética: CRISPR. Criar un número suficiente de ratones CRISPR hasta que estos pudieran usarse para fines experimentales resultó ser un proceso largo», explica el doctor Gururajan. Por otra parte, también se produjo una demora importante en la obtención de los virus necesarios para editar el gen Crf «in vivo».

Afortunadamente, se había incluido en la planificación del proyecto un período para imprevistos durante el cual el doctor Gururajan analizó los datos de los paquetes previos, redactó los manuscritos y preparó importantes presentaciones para conferencias.

Lucha planificada contra el estrés gracias al microbioma

Los resultados de DE-STRESS indican que el tratamiento de psicopatologías inducidas por el estrés o la inducción de la resiliencia al estrés a través del microbioma intestinal representa un enfoque interesante y práctico a la vez.

Una de las principales investigaciones de seguimiento ha sido identificar formulaciones psicobióticas específicas que resultan beneficiosas en este contexto. «Esto podría dar lugar a prometedoras oportunidades de colaboración y comercialización con los socios de la industria», señala el doctor Gururajan.

Desde la perspectiva de un beneficiario de una MSCA, concluye: «He podido llevar a cabo este proyecto de investigación de gran actualidad, así como obtener datos que han servido de base para tres artículos de investigación originales. La beca de investigación me ha permitido asistir a diversas conferencias en Europa y los Estados Unidos, así como obtener financiación como becario de investigación en la Universidad de Sídney, Australia. El aumento de la financiación de la UE para este programa en particular podría mejorar la vida de las personas con depresión en todo el mundo».

Palabras clave

DE-STRESS, microbioma, resiliencia, corticosterona, depresión, susceptibilidad, Crf, factor de liberación de corticotropina, glándula suprarrenal
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba