Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Mejores tecnologías de vigilancia al servicio de la seguridad

La utilización con fines comerciales y militares de imágenes hiperespectrales es inminente gracias al próximo lanzamiento de varios satélites con capacidad para generar este tipo de datos. El proyecto comunitario Hawkeye ya ha puesto en marcha una plataforma hiperespectral experimental que se empleará en los ámbitos de la ciencia forense y la seguridad nacional.
Mejores tecnologías de vigilancia al servicio de la seguridad
Este sensor hiperespectral es capaz de detectar no sólo la luz visible sino también la infrarroja. Pero este concepto de obtención de imágenes hiperespectrales no se limita sencillamente a ver en el sentido habitual de los telescopios ópticos y los dispositivos de visión nocturna por infrarrojos. Esta tecnología de detección, que ya se utiliza en satélites espía y otros sistemas de vigilancia, funciona de otra forma.

Se basa en el mismo principio que la espectrometría empleada en la astronomía y en otros campos científicos: que algunas clases de objetos y sustancias emiten un conjunto particular de longitudes de onda al ser estimulados por energía. En este caso, todo lo que hay en la superficie terrestre abarcada por el satélite es estimulado por la luz solar y emite una huella espectral singular.

Si se dispone de un ordenador lo suficientemente potente para procesar todas las longitudes de onda, es posible localizar en la superficie la presencia de sustancias u objetos de interés y también obtener sus coordenadas geográficas.

Algunos investigadores se centran en pasos concretos de la cadena de procesamiento, como la corrección atmosférica, el procesado geométrico de precisión y las técnicas de análisis subpíxel. Los socios de Hawkeye desarrollaron herramientas que facilitan el aprovechamiento de los datos hiperespectrales abarcando la totalidad de la cadena de procesamiento de extremo a extremo, desde los datos facilitados por los sensores hasta los productos definitivos.

Estas nuevas herramientas integran una serie de algoritmos en un marco común para detectar y cartografiar alteraciones forestales y del suelo y objetivos militares. Básicamente, el proceso se divide en dos pasos secuenciales: uno de procesado y otro de aprovechamiento.

Más concretamente, el primer paso consiste en convertir los datos en bruto procedentes de los sensores en un mapa preciso de las emisividades presentes en la superficie. Esto permite la asociación de cantidades significativas desde el punto de vista físico con una latitud, longitud y altura en tierra. El segundo paso consiste en transformar esta serie de mediciones en información de más utilidad.

En relación a los tipos de sustancias y objetos detectables por el sistema Hawkeye en la región abarcada se espera que sea capaz de atravesar dispositivos de camuflaje que podrían burlar los sistemas de detección óptica y térmica, localizar bombas enterradas, terrenos alterados, galerías ocultas y otros restos de contiendas bélicas.

Además, la detección automática de materiales específicos introduciría un método novedoso de vigilancia del medio ambiente. Algunas aplicaciones posibles serían la detección de mareas negras a raíz de naufragios y la localización de contaminantes gaseosos liberados en accidentes industriales.

Todo lo dicho parece indicar que los satélites con sensores hiperespectrales están destinados a convertirse en una pieza nueva y muy destacada en el ámbito de la vigilancia, no sólo al servicio de la seguridad sino también de la protección del medio ambiente.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba