Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Un seguimiento más estrecho de la atmósfera y los océanos

Para poder disfrutar de un sistema plenamente integrado de Observación de la Tierra (EO) Europa necesita aún poner en práctica una serie de avances científicos y tecnológicos. Para ello se ha elaborado una serie de recomendaciones que guiarán la transición del estadio científico al operativo.
Un seguimiento más estrecho de la atmósfera y los océanos
En el último siglo la humanidad se ha beneficiado en gran medida del desarrollo de la ciencia de la Observación de la Tierra. Un buen ejemplo de ello son las previsiones meteorológicas, cada vez más fiables en escalas de tiempo más largas.

Mediante la EO se recoge información de interés para una amplia gama de disciplinas científicas en la superficie, en el aire y, cada vez más, del espacio. El proyecto HALO («Coordinación armonizada de los proyectos integrados sobre la atmósfera, la tierra y los océanos de la red troncal del GMES») recibió fondos comunitarios con la finalidad de sacar partido a este ingente volumen de datos.

Concretamente, HALO se propuso integrar los resultados de tres proyectos distintos financiados con fondos comunitarios y dedicados a la tierra, los océanos y la atmósfera. Todos ellos pertenecen a la iniciativa GMES («Vigilancia Mundial del Medio Ambiente y la Seguridad»), que pretende optimizar la EO en Europa.

Dadas las relaciones existentes entre los tres sistemas es necesario poner en común los datos disponibles, especialmente sobre el intercambio entre ellos de especies químicas, pero también de calor, cantidad de movimiento y radiación. A través de HALO se establecieron prioridades, entre ellas aumentar la validez de los llamados flujos interfaciales de aerosoles, agua y dióxido de carbono.

Por otra parte, se trabajó para hallar soluciones comunes y aumentar la eficiencia del formato, la transferencia y el almacenamiento de la información. Los proyectos participantes ya están poniendo en práctica estas y otras recomendaciones con el objetivo último de pasar de la fase de investigación a un sistema plenamente operativo.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba