Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP6

CHERLA — Resultado resumido

Project ID: 15100
Financiado con arreglo a: FP6-INCO
País: España

El dulce chirimoyo

La región de los Andes no cuenta precisamente con una de las economías más boyantes, pero una nueva iniciativa encabezada por la Unión Europea trabaja para que diversas comunidades cuenten con los medios necesarios que les permitan optimizar el cultivo del chirimoyo autóctono.
El dulce chirimoyo
El chirimoyo es un árbol perteneciente a la familia de las anonáceas (como la anona roja occidental) que crece en ciertas partes de Sudamérica y que da un fruto de delicioso sabor. El proyecto financiado con fondos europeos Cherla («Promoción de sistemas sostenibles de producción de chirimoya en Latinoamérica mediante la caracterización, la conservación y el uso de la diversidad germoplásmica autóctona») tenía el objetivo de desarrollar la producción de la chirimoya de manera sostenible en Bolivia, Ecuador y Perú. Así, estudió métodos y plantas autóctonas para fomentar una agricultura saludable de la chirimoya en la región andina.

Para empezar, el equipo del proyecto evaluó la diversidad local de la chirimoya empleando herramientas moleculares punteras y sistemas de información geográfica (SIG). Se recogieron variedades locales y nacionales del chirimoyo, incluidas sus semillas. Este material vegetal se puso a disposición de otros investigadores que compartían los objetivos del proyecto.

De forma paralela, Cherla abordó los retos a los que se enfrentan los agricultores locales para desarrollar una producción sostenible de chirimoya y elaboró directrices relativas al modo de mejorar el cultivo, el procesado y la comercialización.

A un nivel más técnico, Cherla evaluó el potencial comercial de distintas colecciones de germoplasma en Ecuador, Perú y España y también efectuó estudios de ADN relativos a repeticiones de secuencia simple (SSR). De este modo, los investigadores pudieron comprender y estudiar la diversidad genética del chirimoyo cultivado, semicultivado y silvestre. Se desarrolló una base de datos de caracterización y se distribuyó entre los socios del proyecto, lo que posibilitó un abundante intercambio de información sobre este tema.

Además, el proyecto elaboró un extenso inventario de recursos genéticos del chirimoyo y describió un método para recolectar la planta y mejorar las medidas de conservación. A continuación llevó a cabo análisis espaciales (por ejemplo, mediante información satelital) para reflejar la diversidad, el origen y los puntos de mayor diversidad del chirimoyo. También se realizaron estudios sobre su biología reproductiva, cuestiones dificultosas, plagas (principalmente de moscas de la fruta) y otros aspectos de importancia.

En suma, el proyecto logró optimizar la producción de este árbol frutal en varias zonas piloto gracias a talleres, diversas actividades y la comunicación con los agricultores del lugar. También facilitó manuales a éstos y a diversos técnicos y profesionales dedicados a la producción y comercialización de chirimoya, incluyendo técnicas mejoradas de cultivo. En lo sucesivo podrá surgir una agricultura más sana y sólida de la chirimoya en estas zonas aisladas, lo que imprimirá un impulso a su economía.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba