Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Europa comparte conocimientos técnicos de minería con Sudamérica

Investigadores europeos viajaron hasta Perú para informarse acerca del impacto ejercido por la industria de la minería en sus ciudadanos y ecosistemas. Esto se hizo con la esperanza de que, poniendo de relieve el lado menos deseable de la minería, se fomente un cambio.
Europa comparte conocimientos técnicos de minería con Sudamérica
Entre los grandes sectores industriales, la minería es de los que dejan tras de sí la peor huella medioambiental. Incluso después de su clausura, una mina puede seguir contaminando los cursos de agua de la zona. Las regiones áridas con pocas precipitaciones son especialmente vulnerables a este fenómeno.

Europa ha financiado un buen número de investigaciones orientadas hacia la definición de técnicas de minería menos contaminantes así como de tecnologías con las que recuperar los recursos hídricos dañados. El propósito del proyecto Ermisa («Regulación ambiental de aguas de minas en Sudamérica») era llevar estos conocimientos técnicos tan necesarios hasta el subcontinente sudamericano.

Tras escoger Perú como terreno de pruebas, el equipo de Ermisa entabló contacto con compañías mineras, organismos gubernamentales y comunidades afectadas por la actividad minera. Este proceso fue facilitado gracias a la intervención del Grupo de Diálogo Minería y Desarrollo Sostenible. Se pretendía recabar información relativa a la situación de la minería y la gestión hídrica en el país. Se hizo un esfuerzo por difundir conclusiones importantes de otros proyectos de IDT financiados por la Unión Europea y dedicados al sector de la minería.

Se inició una comunicación con todos los interesados, principalmente por medio de un foro internacional muy concurrido. De éste salió una serie de recomendaciones. Dada la larga tradición de minería en este país, es imprescindible elaborar planes específicos con los que reparar los daños ocasionados por minas ya clausuradas. De cara al futuro, también es indispensable que se ponga en marcha un sistema con el que gestionar con mayor eficacia los recursos hídricos, preferiblemente aplicando un enfoque basado en cuencas hidrográficas completas. Por último, se ha animado a las compañías mineras a cumplir las rigurosas normas a las que están obligadas en otras partes del mundo.

Las lecciones aprendidas gracias a esta iniciativa se transmitirán a los países vecinos para ampliar las repercusiones del proyecto.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba