Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Embalajes más ecológicos para la agricultura

Las redes de plástico biodegradable para embalar y transportar productos agrícolas y plantas harán que este sector sea más ecológico. Los avances en este campo son posibles gracias a nuevas combinaciones de polímeros.
Embalajes más ecológicos para la agricultura
Todas las industrias europeas buscan maneras de ser más respetuosas con el medio ambiente, y la agricultura no es una excepción. Es necesario desarrollar nuevos materiales biodegradables para transportar y distribuir productos agrícolas como frutas, verduras y plantas de forma más respetuosa con el medio ambiente.

El proyecto «Desarrollo de fibras plásticas 100 % biodegradables para manufacturar cordeles con que fabricar soportes para plantas trepadoras y redes para embalar productos agrícolas» (PICUS), financiado por la Unión Europea, ha asumido el reto. El proyecto trabajó en el desarrollo de redes y cordeles destinados al embalaje de productos agrícolas, compuestos por fibras totalmente aptas para su compostaje. Este nuevo material permite fabricar cordeles para sostener y tutorar plantas eficazmente, pero siendo mucho más respetuosos con el medio ambiente.

El equipo del proyecto creó dos compuestos nuevos que ayudan a combinar distintos poliésteres con materiales biodegradables. También puso a prueba distintos agentes de acoplamiento como el peróxido para reducir al mínimo el uso de productos químicos y potenciar al máximo la mezcla de los componentes.

Los polímeros resultantes eran biodegradables y estaban diseñados para cumplir diversos requisitos térmicos, químicos, mecánicos y de flexibilidad. Esto hace posible utilizarlos en distintos entornos, como invernaderos, supermercados y hogares.

En definitiva, las fibras desarrolladas ofrecen las mismas ventajas que las fibras tradicionales (PP), pero además ofrecen mejores características de corte, propiedades funcionales perfeccionadas y mayor idoneidad para someterse al compostaje. Son totalmente biodegradables, resistentes al agua y a los impactos y, además, rentables.

La tecnología está ya disponible en el mercado, mientras que los resultados han sido divulgados entre instituciones y grupos interesados, junto con las directrices sobre las prácticas óptimas para su uso y reciclaje. Se trata de un importante paso adelante para lograr un sector agroindustrial más ecológico.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba