Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

¿Cuál es nuestra influencia sobre la gestión de los ecosistemas costeros?

Para preservar y proteger los ecosistemas de las zonas costeras es necesario abordar el problema de la influencia de las actividades humanas. Un consorcio internacional ha desarrollado un enfoque integrado para la gestión de ecosistemas.
¿Cuál es nuestra influencia sobre la gestión de los ecosistemas costeros?
Los científicos comienzan a cobrar conciencia de la estrecha relación entre las actividades humanas y la gestión de ecosistemas. Para mantener la integridad de estos ecosistemas es necesario evaluar la intervención humana sobre los sistemas medioambientales de estuarios y zonas costeras.

Para ello, el proyecto Ecomanage («Sistema de gestión ecológica integrada de las zonas costeras»), financiado por la Unión Europea, se centró en el desarrollo de herramientas para la gestión de ecosistemas costeros.

Los científicos consideraron que las zonas costeras se ven expuestas a presiones locales, pero también a presiones originadas en la cuenca hidrográfica, las cuales se propagan por los ríos y las aguas subterráneas. Además, identificaron las actividades socioeconómicas como el factor más influyente de estas presiones y señalaron que su impacto sobre el ecosistema tiene a su vez consecuencias socioeconómicas negativas. Por otra parte, el consorcio destacó que el impacto de las actividades humanas depende de las características físicas del ecosistema. Estas características —junto con las cargas a las que el sistema se ve sometido— determinan el estado ecológico del ecosistema.

Los socios del proyecto desarrollaron herramientas basadas en modelos matemáticos para examinar los efectos de las cargas vertidas al mar, directamente o por los ríos. Posteriormente, estas herramientas se aplicaron en tres zonas costeras diferentes de Sudamérica que representaban un amplio rango de entornos medioambientales y actividades humanas. La relación entre los orígenes y los efectos de la presión medioambiental se describió mediante un modelo de fuerza motriz-presión-estado-impacto-respuesta (DPSIR). Los datos de campo y los resultados del modelado se incluyeron en un sistema de apoyo a las decisiones espaciales (SDSS) para evaluar el impacto de los escenarios de gestión y su comportamiento. También se animó a los interesados a participar en el proceso de toma de decisiones para establecer colaboraciones internacionales.

La divulgación de las actividades del proyecto Ecomanage —también a través de la publicación de un libro— sirvió para concienciar a la opinión pública de la influencia de las actividades humanas sobre los ecosistemas costeros. Se prevé que la aplicación de las herramientas de Ecomanage proporcione pautas para la recuperación y el desarrollo sostenible de estos ecosistemas.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba