Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP6

BIOCELLUS — Resultado resumido

Project ID: 502759
Financiado con arreglo a: FP6-SUSTDEV
País: Alemania

Conversión de residuos de materias primas en electricidad

Las pilas de combustible convierten la energía química de sustancias combustibles como el hidrógeno o el metano en electricidad con la que alimentar dispositivos. Investigadores financiados con fondos comunitarios idearon unas pilas de combustible alimentadas con madera que son menos sensibles a los contaminantes y poseen eficiencias extraordinarias, por lo que podrán ser especialmente útiles en la generación eléctrica descentralizada en países mediterráneos.
Conversión de residuos de materias primas en electricidad
Las pilas de combustible de óxido sólido (SOFC) de alta temperatura han progresado considerablemente. Se basan en los combustibles fósiles disponibles y en su cadena de suministro. Son baratas y extremadamente eficientes y además limpias, ecológicas y fiables en el sentido de que no es necesario que haga sol o viento para que funcionen.

La gasificación de la biomasa es una forma innovadora de aportar gases inflamables a las SOFC. La combustión de residuos orgánicos libera gases inflamables como el metano, el monóxido de carbono y el hidrógeno que pueden utilizarse para alimentar pilas de combustible instaladas en automóviles o en generadores eléctricos.

El proyecto Biocellus («Sistema de suministro de biomasa para pilas de combustible») se creó para subsanar dos de las trabas más importantes al empleo de la biomasa y de los residuos agrícolas en las SOFC, sobre todo en países del Mediterráneo y del sur de Europa. En primer lugar, es necesario contar con tecnologías innovadoras de limpieza de gases que eliminen contaminantes como el alquitrán generados por la biomasa gasificada. Además, los sistemas deben contar con una eficiencia muy elevada incluso en circunstancias de baja generación.

Los investigadores construyeron instalaciones de ensayo de SOFC y comprobaron la tecnología en distintos emplazamientos de producción de gas con distintas cantidades de alquitrán con el fin de concretar las características de la unidad de limpieza de gases. La SOFC permaneció operativa incluso con concentraciones de alquitrán elevadas.

También se determinó que son necesarios la limpieza de gas en caliente (a más de 600 grados centígrados), la introducción de tuberías calientes y el empleo de materiales en los ánodos resistentes a la deposición de carbono para garantizar una eficiencia elevada en el diseño de baterías de SOFC integradas en un gasificador de biomasa.

Los sistemas de ensayo demostraron una degradación mínima provocada por el gas de madera, una eficiencia elevada y la mayor producción energética posible de un sistema de SOFC alimentado por gas de madera que existe en la bibliografía publicada al respecto.

En resumen, el proyecto Biocellus logró progresos en células de combustible alimentadas por biomasa y produjo unidades de alta eficiencia y rendimiento dedicadas a la conversión de materia prima de biomasa en energía eléctrica. Las unidades agrícolas de pequeño tamaño de los países mediterráneos y del sur de Europa podrán aprovechar sus residuos orgánicos para generar energía eléctrica para sus granjas, hogares y maquinaria. Esta ventaja les permitirá reducir costes y aumentar la productividad sin detrimento del medio ambiente.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba