Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP6

REFLEX — Resultado resumido

Project ID: 506352
Financiado con arreglo a: FP6-CITIZENS
País: Países Bajos

La nueva sociedad del conocimiento precisa cambios en la educación superior

La educación superior deberá desempeñar una función trascendental de cara a edificar la sociedad del conocimiento. No obstante, para ello se deberá compartir información y conocimientos importantes con otros agentes, lo cual, en última instancia, permitirá que se conforme una fuerza laboral cualificada y competente en Europa.
La nueva sociedad del conocimiento precisa cambios en la educación superior
El proyecto Reflex («El profesional flexible en la sociedad del conocimiento: nuevos requisitos para la educación superior en Europa») se estableció para esclarecer los requisitos que surgen a medida que Europa y el resto del mundo avanzan hacia una sociedad del conocimiento. La investigación y otras actividades realizadas en el marco del proyecto versaron sobre los egresados de programas de educación superior, sobre las instituciones de educación superior y sobre las interacciones entre los primeros y las segundas que pueden generar tensiones, puesto que todos los agentes clave (incluidos los empleadores) actúan de manera acorde con sus propios objetivos.

Los socios del proyecto hicieron hincapié en la necesidad cada vez mayor de que existan profesionales flexibles y en los retos que esta nueva situación plantea, e investigaron de qué manera el tipo de organización del trabajo en las empresas y demás entidades repercute en los requisitos para los graduados y su capacidad para lograrlos. Una parte importante del trabajo realizado en este proyecto financiado con fondos europeos y realizado en 16 países consistió en una encuesta a gran escala de unos 70 000 egresados de programas de educación superior.

Se conformó una muestra representativa de cada país de los graduados en programas específicos en el año académico 1999/2000. El informe resultante incluyó una distribución amplia entre los programas de educación superior que ofrecían acceso directo a programas de doctorado (segundo nivel) y los que no (primer nivel). Los resultados indicaron que, en conjunto, los graduados de los sistemas de educación superior europeos rinden bien en el mercado de trabajo, donde se saca partido al capital humano producido. La mayoría de los graduados indicaron que sus conocimientos y habilidades se aprovechaban de manera suficiente. No obstante, uno de cada cuatro graduados con empleo respondió negativamente por lo que se refería a sus competencias.

Otros hallazgos pusieron de manifiesto el peligro que plantea la falta de correspondencia entre la educación y las necesidades en determinados sectores del mercado laboral. Un caso donde esto resultó evidente fue el Reino Unido, donde la media de graduados que ostentan un empleo de menor categoría (con respecto a su cualificación), o en el que sus conocimientos y habilidades no se aprovechan plenamente, es superior a la de la mayoría de los países estudiados.

En el capítulo de circunstancias positivas del mercado de trabajo, el equipo de Reflex observó que existía relación entre un nivel elevado de cualificación profesional y los ingresos, el aprovechamiento de habilidades y la movilización de los recursos humanos. Lo primero obliga a desarrollar en mayor medida la educación de postgrado, mientras que lo segundo debe reconocerse como un factor importante para generar oportunidades de empleo, sacar provecho de las destrezas y potenciar los ingresos, lo cual, a su vez, favorece un mayor desarrollo de las competencias de cada individuo. Otro hallazgo destacable fue que la flexibilidad funcional no guarda una relación positiva con la situación de cada graduado. Al parecer, las competencias afines sirven de protección a los graduados en situaciones que demandan flexiblidad, sin que el mercado de trabajo les recompense directamente ni en la práctica por esa aptitud.

En el estudio también se examinó a fondo tipos de enseñanza, el valor relativo de los programas rigurosos, la experiencia laboral pertinente, cuestiones de género, edad y grados, todo ello en relación con las condiciones del mercado de trabajo.

Los investigadores consideraron que de las conclusiones del estudio se desprendían varias implicaciones de carácter normativo interesantes para la Comisión Europea, los gobiernos nacionales, los empleadores, las instituciones de educación superior y la población estudiantil. Se formularon recomendaciones detalladas para cada uno de los grupos de interés, recomendaciones que pueden resultar orientativas de cara a tomar decisiones más acertadas y emprender iniciativas políticas que contribuyan positivamente a formar a los trabajadores del mañana.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba