Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Trabajadores más sanos y mejores cerámicas para las PYME

La legislación sobre salud en el trabajo y otros aspectos relevantes es fundamental para garantizar la seguridad y la salud laboral de los trabajadores y de todas las personas. Investigadores financiados por la Unión Europea han arrojado luz sobre la seguridad de varias formas de sílice cristalina respirable (RCS). Esto podría contribuir a proteger a los trabajadores y, al mismo tiempo, apoyar a las empresas que utilizan formas no tóxicas.
Trabajadores más sanos y mejores cerámicas para las PYME
La RCS es uno de los numerosos compuestos cuyo uso ha sido restringido durante los últimos años. Ha sido identificado científicamente como principal causante de la silicosis, una forma de fibrosis pulmonar que produce dificultades respiratorias y finalmente una muerte prematura.

El Comité científico europeo para los límites de exposición profesional (SCOEL) proyecta una legislación que establezca un límite único reducido de exposición basado en los conocimientos científicos actuales. No obstante, las investigaciones sugieren que las distintas formas de RCS podrían tener distintos efectos toxicológicos, dependiendo de la cantidad de polvo que penetre profundamente en los pulmones.

Numerosas empresas del sector cerámico —en particular pequeñas y medianas empresas (PYME)— podrían tener que afrontar gastos exorbitantes y reducir sus posibilidades de supervivencia si tuvieran que cumplir un límite general reducido de exposición a la RCS, incluso en caso de que sus procesos no supongan ningún peligro.

El proyecto Siliceram se desarrolló para evaluar la toxicidad de diferentes formas de RCS y así facilitar una legislación que proteja a los trabajadores y mejore la viabilidad de las PYME en el sector cerámico.

Modelos matemáticos demostraron que la probabilidad de penetración profunda en los pulmones del polvo de RCS depende del tamaño de las partículas. Solo una fracción de las partículas, que presentan distintos tamaños, alcanza la zona profunda de los pulmones, siendo expulsadas con el aliento las partículas más grandes.

Los resultados del proyecto, junto con los datos de toxicidad, podrían servir de guía para revisar los límites de exposición profesional a fijar por la legislación. Los avances en este campo garantizarán la salud de los trabajadores e impulsarán mejoras continuas sin expulsar del mercado a las PYME que utilizan determinadas formas de RCS con un riesgo reducido comprobado.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba