Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP6

NANOBIOTACT — Resultado resumido

Project ID: 33287
Financiado con arreglo a: FP6-NMP

La nanotecnología señala el futuro de los dedos artificiales

Un proyecto europeo se centró en desarrollar una yema de dedo artificial. Se espera que esta nueva tecnología pueda recrear las propiedades táctiles del dedo humano.
La nanotecnología señala el futuro de los dedos artificiales
La yema del dedo es un sistema extremadamente complejo debido a las características especiales de la mecánica del tacto relacionada con las crestas de las huellas dactilares y a la vasta densidad numérica de glándulas sudoríparas que se encuentran en dichas crestas.

El proyecto Nanobiotact («Sensores táctiles biomiméticos con nanoingeniería»), financiado con fondos comunitarios, exploró la aplicación de la tecnología de la yema del dedo para el desarrollo de dedos protésicos. El objetivo principal era desarrollar un sensor táctil biomimético para su incorporación a la yema de un dedo artificial. Para lograrlo, los científicos tuvieron que comprender el funcionamiento de los mecanorreceptores humanos y qué elementos influyen en ellos, así como definir el proceso del tacto humano.

Los socios del proyecto investigaron en un principio los parámetros neurofisiológicos y psicológicos que afectan a la percepción de la textura en participantes sanos y con disfunción sensorial. También estudiaron la influencia de la fricción de la piel, el estado de hidratación de la yema del dedo y los lubricantes de diferentes viscosidades. Por medio de procedimientos psicofísicos avanzados, los científicos pudieron calcular los umbrales de diferenciación de rugosidad y vibraciones, hidrofobicidad e hidrofilicidad, así como la porosidad de la superficie táctil.

A fin de determinar los mecanismos subyacentes a la diferenciación de texturas, un grupo de voluntarios de distintas edades se sometieron a estimulación con diferentes tipos de superficies y se registraron sus respuestas. Se exploraron los parámetros de estímulos tales como la textura de la superficie, la fuerza normal y la velocidad de deslizamiento en la yema del dedo.

Atendiendo a los resultados del estudio, el proyecto Nanobiotact desarrolló un microsensor de fuerza en tres ejes (MicroTAF) para detectar la fuerza externa aplicada. El consorcio también desarrolló huellas dactilares artificiales para lograr una selección espectral y una amplificación de la información táctil como la del dedo humano.

En el marco del proyecto Nanobiotact se llevó a cabo una investigación original que condujo a la creación de un sensor que imita la resolución espacial y la sensibilidad de la yema del dedo humano. La difusión de esta nueva tecnología en la industria beneficiará a los pacientes con disfunciones neurológicas y mejorará su calidad de vida.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba