Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Un impulso a la producción de agua dulce

Un proyecto sobre la viabilidad de utilizar centrales termosolares ya construidas para la producción de agua ha confirmado la viabilidad de este proceso con un coste mínimo. Los resultados obtenidos pueden influir en gran medida en las aplicaciones relacionadas con las fuentes de energía renovables en países con poca disponibilidad de alta tecnología.
Un impulso a la producción de agua dulce
El proyecto Aqua solis («Aplicaciones innovadoras de la energía termosolar para la producción de agua dulce de calidad y el tratamiento de residuos mediante destilación solar») se propuso demostrar que las tecnologías con las que cuentan las centrales de concentrador cilíndrico-parabólico han alcanzado la madurez suficiente como para poder utilizarse en países cuyo nivel tecnológico es relativamente bajo. Su objetivo fue dar con aplicaciones del proyecto REACT («Sistema de aire acondicionado autosuficiente y alimentado mediantes de energía renovable para países mediterráneos»), financiado mediante el Sexto Programa Marco, que fueran más allá de la calefacción y la refrigeración de espacios.

El objetivo primordial no fue la viabilidad técnica de las aplicaciones propuestas, sino evaluar de forma cuantitativa su potencial económico y sus beneficios para el medio ambiente utilizando como referente las soluciones existentes. De este modo, esta acción de apoyo específica se propuso realizar un estudio de viabilidad completo para investigar las aplicaciones posibles del sistema REACT en varios ámbitos concretos. Las principales posibilidades consideradas por el proyecto implicaron la producción de agua limpia mediante procesos como la destilación solar, la condensación atmosférica y el procesado de residuos.

Aqua solis descubrió que la tecnología empleada en ese tipo de centrales puede aprovecharse para generar agua dulce sin que esto suponga un aumento de los costes destinados a la maquinaria. Además este tipo de tareas se podría ejecutar en los momentos en los que existiese un exceso energético que de otra forma acabaría desaprovechado. Los socios del proyecto realizaron simulaciones de las tecnologías propuestas en las que prestaron mayor atención a la generalidad del sistema investigado y menor a la precisión exhaustiva.

Los resultados del estudio mostraron que el agua dulce obtenida a partir de la humedad atmosférica o los procesos de desalinización llevados a cabo en centrales termosolares pueden utilizarse para almacenar energía solar y convertirla en un producto útil. El método aplicado por Aqua solis demostró que es posible diseñar centrales de pequeño tamaño destinadas a comunidades de pocos habitantes en las que se genere agua dulce como subproducto de un método de producción polivalente.

No obstante, será necesario realizar pruebas en centrales de multigeneración para verificar los réditos apuntados como posibles por el proyecto Aqua solis. A ello se sumarán nuevas investigaciones destinadas a conocer mejor las implicaciones económicas y técnicas de la producción de agua dulce en centrales termosolares. Además, Aqua solis propuso la realización de evaluaciones minuciosas de la seguridad del agua destilada para el consumo humano.

En definitiva, los resultados del proyecto apuntaron a que la instalación de centrales capaces de generar agua como producto económico adicional a la calefacción y la refrigeración podría servir de empuje a las energías renovables. Además podrían imprimir un impulso inicial a la difusión de la energía solar en los países del mediterráneo.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba