Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

El alimento del futuro

Un interesante estudio sobre alimentos orgánicos y de impacto bajo ha generado información útil que podría servir para mejorar la cadena de suministro de alimentos europea, beneficiando al mismo tiempo al medio ambiente, la economía y la sociedad.
El alimento del futuro
Entre los ciudadanos europeos no deja de aumentar la preocupación por la calidad y la seguridad de los alimentos que consumen y los responsables políticos de la Unión Europea estudian formas de mejorar la situación mediante alimentos orgánicos y de impacto bajo. El proyecto financiado con fondos europeos Qualitylowinputfood contempló maneras de mejorar la comida que llega a las mesas europeas. Para ello examinó las expectativas y la actitud de los consumidores así como los métodos y sistemas en práctica en la industria dedicada a la producción de alimentos.

Un estudio sobre el comportamiento, las necesidades y la actitud de los consumidores a la hora de comprar en relación a la seguridad y la calidad produjo resultados inconsistentes y cambiantes según se tuviesen en cuenta aspectos como la salud personal, el precio, los aspectos éticos y el medio ambiente. El proyecto descubrió que el comportamiento de los consumidores ha evolucionado a la par que el mercado y que la disponibilidad es el obstáculo más característico a una mayor demanda.

Así, no sorprende que mediante la investigación se descubriese que la producción de alimentos orgánicos generase comida más nutritiva con una presencia menor de sustancias químicas nocivas, como por ejemplo metales pesados, plaguicidas, micotoxinas y otros compuestos. Además permitió establecer que el empleo de estiércol en prácticas agrícolas positivas no repercute negativamente en la seguridad de los vegetales destinados a consumirse crudos.

En relación a los sistemas de producción ganadera, proporcionó a los profesionales del ramo y a otros agentes directrices destinadas a mejorar la ganadería orgánica, sobre todo en temas relacionados con la estabulación, la alimentación y la gestión. El proyecto evaluó además protocolos alternativos de desinfección de vegetales y descubrió que el ozono podría sustituir con efectividad al cloro. También se consideraron aspectos pertenecientes a la cadena de suministro como el transporte, el comercio y la venta al por menor y se impulsó el desarrollo de cursos de formación y estudios prácticos sobre Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico (APPCC) que fomenten la agricultura orgánica.

El proyecto realizó análisis de costes y beneficios, evaluaciones del impacto socioeconómico y auditorías medioambientales. Estas últimas revelaron que los sistemas de producción agrícola orgánicos poseían una eficiencia energética mayor y generaban menos emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Gracias a su sitio web, su boletín informativo y la publicidad realizada en Internet, Qualitylowinputfood ha entablado contactos con agentes interesados e iniciado un cambio positivo en este sector.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba