Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Un enfoque nuevo y natural sobre el pienso

Científicos y ciudadanos muestran cada vez más escepticismo ante el empleo de compuestos antimicrobianos para combatir enfermedades y fomentar el crecimiento del ganado. Una iniciativa dedicada a sustituir estas sustancias por otras más naturales podría eliminar el peligro que suponen para la salud humana y garantizar la efectividad a largo plazo de los antibióticos.
Un enfoque nuevo y natural sobre el pienso
En ganadería se utilizan promotores del crecimiento antimicrobianos (AGP) desde hace treinta años, una práctica que no está exenta de controversia pues estas sustancias son sospechosas de resultar perjudiciales para la salud. El aumento de la preocupación al respecto y la confirmación científica de los peligros de los AGP han dado lugar a un proyecto financiado con fondos europeos titulado Replace («Vegetales y extractos de los mismos y otras alternativas naturales a los antimicrobianos de los piensos») dedicado a dar con sustitutos más sanos.

El proyecto estudió quinientas muestras de plantas, extractos vegetales y otras materias naturales para su empleo como aditivos para rumiantes (vacas, ovejas, ciervos, etc.). Su objetivo fue evaluar la influencia de las sustancias nuevas en la salud del animal y sus hábitos y en la calidad de los alimentos producidos. Replace también investigó sustancias naturales que puedan utilizarse en la alimentación de otros animales como cerdos, aves y pescado en los que el empleo de antibióticos ha generado debate e incluso se ha eliminado.

Para completar estos objetivos interesantes y de gran calado, el proyecto aunó los esfuerzos de entidades de distintas regiones europeas sobre el tema e implicó a botánicos, agrónomos, veterinarios y consumidores. Los ensayos realizados con rumiantes revelaron que la planta Chrysanthemum coronarium era efectiva en la producción de un perfil de ácidos grasos más saludable y el control de bacterias del tipo Fusocillus en rumiantes (Butyrivibrio proteoclasticus). El equipo del proyecto también descubrió un mecanismo bioquímico capaz de controlar los parásitos intestinales en rumiantes, siendo la hoja de olivo el producto vegetal más efectivo en este sentido.

Además se identificaron tres muestras prometedoras para el ganado porcino, aunque los ensayos se encontraron con dificultades generadas por el patógeno Lawsonia intracellularis. Los ensayos realizados sobre la enteritis necrótica y Clostridium perfringens en aves han generado resultados positivos y una muestra utilizada en lechones ha resultado además útil en pollos. También fueron positivos los trabajos dedicados a controlar infecciones de Campylobacter en aves.

Con respecto a la acuicultura, los ensayos con truchas incluyeron dos muestras interesantes capaces de controlar parásitos específicos de los peces que generaron unos resultados iniciales prometedores y que quedan a la espera de proceder a una profundización de su estudio. Al mismo tiempo, la colaboración con la Universidad de Australia Occidental sobre otras alternativas destinadas a la lucha contra varias infecciones animales permitió dar con otra planta que presenta un gran potencial. Tras comprobar estos vegetales e introducirlos en los sistemas de producción de ganado, la población europea disfrutará de una cadena alimentaria más sana y segura, una ganadería más sostenible y un entorno más limpio.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba