Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

La jardinería de coral ya es una realidad

Un proyecto europeo ha desarrollado nuevas técnicas útiles en la rehabilitación de los arrecifes de coral dañados en cualquier parte del planeta.
La jardinería de coral ya es una realidad
Estas formaciones albergan algunos de los ecosistemas más diversos de la Tierra. A pesar de que el área que ocupan es menor al 1 % del océano, proporcionan un hábitat a cerca del 25 % de las especies marinas.

No obstante, las actividades humanas, directas o indirectas, no dejan de contribuir a la degradación de estos espacios. A la destrucción masiva de los arrecifes de coral contribuyen la pesca, las actividades turísticas, el calentamiento global, el aumento de la radiación ultravioleta provocado por la reducción de la capa de ozono y una mayor emisión de dióxido de carbono (CO2).

La recuperación de los arrecifes de coral suele implicar labores directas de trasplante, pero una iniciativa europea investigó la puesta en práctica de otros métodos para repoblar zonas grandes de coral dañado. El proyecto Reefres («Desarrollo de prácticas de recuperación ubicuas para los arrecifes de los océanos Índico y Pacífico») se propuso crear viveros submarinos adaptados a zonas de los océanos Índico y Pacífico.

Los científicos de Reefres investigaron métodos de «jardinería» del coral. Las técnicas se basan en la maricultura de «esquejes» de coral de distintos tamaños. En concreto se consideró el desarrollo de protocolos para el empleo de pólipos o plánulas de coral (corales en fase incipiente).

También se investigaron métodos de rehabilitación de los arrecifes de coral basados en estructuras tridimensionales en nuevas colonias. Los investigadores compararon distintos métodos para poner en marcha y evaluar labores de recuperación del coral.

Durante un periodo de tres años se comparó el progreso de distintas ramas de coral trasplantado con otros métodos así como el empleo de brotes y la estabilización de sustratos dañados con redes de fibras a fin de favorecer la adhesión del coral. El equipo también evaluó distintas especies de coral silvestre para conocer su capacidad de aportar segmentos pequeños de colonias que pudiesen utilizarse para recuperar zonas de mayor tamaño.

Además se estudiaron los factores medioambientales favorables al mantenimiento de brotes y plánulas, como por ejemplo la respuesta a la luz, la calidad del agua, la temperatura y la alimentación. También se comprobó la eficacia de la obtención de larvas sobre sustratos naturales y artificiales así como la organización espacial de las ramificaciones, quizá uno de los factores más importantes de la recuperación de arrecifes.

La información sobre las técnicas de recuperación del coral diseñadas se difundieron en todo el mundo mediante revistas, proyectos y congresos, en especial en Asia pues las regiones del Pacífico y del Índico recibieron especial atención en Reefres.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba