Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Mejor control de la producción de piezas aeroespaciales

Científicos financiados por la Unión Europea desarrollaron una tecnología para controlar procesos implicados en la fabricación de componentes aeroespaciales. El sistema contribuye a mejorar la flexibilidad y comerciabilidad de numerosos procesos relacionados.
Mejor control de la producción de piezas aeroespaciales
Los materiales compuestos están formados por más de un elemento, de forma que sus propiedades únicas combinadas son incluso mejores que la suma de las propiedades individuales. Se han convertido en componentes muy importantes para la fabricación de materiales que combinen una alta resistencia con un peso reducido, por ejemplo, en los sectores aeronáutico y automovilístico y en la fabricación de satélites.

Típicamente, se introduce un líquido reactivo como una resina o un polímero en un molde que contiene fibras de refuerzo. Después del enfriado y el fraguado, se extrae la pieza del molde. Las tecnologías de moldeado de compuestos líquidos (LCM) son muy prometedoras para la producción de componentes de alta calidad y rentables para la industria aeroespacial. No obstante, su utilización en estrategias de producción en serie ha estado limitada por la falta de un sistema global integrado de control de procesos (IPC) aplicable a una amplia gama de procesos de LCM.

Un consorcio europeo se propuso subsanar esta carencia y facilitar la fabricación de piezas complejas grandes sin uniones ni juntas gracias a la financiación de la Unión Europea concedida al proyecto Comprome («Control y optimización de procesos de moldeado de compuestos líquidos»). Los científicos se basaron en los conocimientos disponibles sobre procesos y en la utilización de un sistema de control multicanal con sensores integrados. Crearon una tecnología de IPC global que promueve técnicas de procesado en molde cerrado con un impacto medioambiental menor.

El revolucionario sistema de Comprome permite controlar numerosas tecnologías de LCM para producir componentes aeroespaciales compuestos ligeros, seguros y rentables, sin uniones ni juntas.

La comercialización de la tecnología de Comprome debería contribuir al empleo de procesos de LCM en la producción en masa de componentes para la industria aeroespacial, así como para los sectores automovilístico, ferroviario y naviero.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba